14 de enero de 2019 00:00

Enero es una de las temporadas altas en las casas de salud en Ecuador

Pacientes agendan su cita en consulta externa en el Hospital Pablo Arturo Suárez. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Pacientes agendan su cita en consulta externa en el Hospital Pablo Arturo Suárez. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Daniela Cevallos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En enero, los pedidos de atención médica en las casas de salud se incrementan. En este mes se registran más pacientes con dolencias producto de excesos en las festividades, y otros que retoman los tratamientos que aplazaron, para disfrutar de diciembre.

Según hospitales y centros públicos de Quito, existe un incremento de atenciones en servicios como emergencias, medicina interna y consulta externa. Ocurre lo mismo en establecimientos privados. Así lo confirmó el Hospital Vozandes, en el norte de la capital.

Hay enfermedades prevalentes a inicios de año, que están relacionadas con el consumo de alimentos con exceso de azúcares, grasas y bebidas alcohólicas en las celebraciones. Lo explica Carlos Montenegro, médico internista y jefe del Área Clínica del Hospital Carlos Andrade Marín, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

En los centros de salud, de igual forma hay demanda de atenciones médicas. Solo en los 10 primeros días de enero de este año hubo 15 802 consultas para medicina general, en Quito, según la coordinación zonal 9 del Ministerio de Salud. Y en todo el mes de diciembre pasado, 42 000.

A Juan Carlos Morales, de 35 años, le diagnosticaron cálculos renales en noviembre y tenía previsto seguir un tratamiento para deshacerse de ellos. Pero venía un mes lleno de fiestas familiares y de trabajo, en el que la comida y el licor abundan. “No quería perderme de eso y decidí aplazar el tratamiento”, admitió, mientras esperaba en una camilla de la sala de urgencias del Andrade Marín, el pasado miércoles.

Washington Báez examina a Juan Carlos Morales, en emergencias del Andrade Marín. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Washington Báez examina a Juan Carlos Morales, en emergencias del Andrade Marín. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO


Su cuadro se complicó y empezó a tener molestias y dolor al orinar. Por eso acudió de inmediato a esa casa de salud el lunes. Lo evaluaron, necesitaba una cirugía, que se programó para esa misma semana.

Casos como el de Morales se repiten en los primeros meses del año. Las enfermedades se complican por los descuidos y descontrol de épocas festivas. Lo anota María José Molestina, subdirectora de áreas clínicas del Hospital Pablo Arturo Suárez, en el norte de la ciudad.

La médica explica que la tasa de ingreso de pacientes es baja en diciembre. En ese mes tuvieron 24 camas llenas, mientras que en lo que va de enero ya suman 52. Es el 100% de ocupación de la especialidad.

En total, el hospital cuenta con 240 camas y 28 especialidades. En el 2018 atendieron a 245 079 personas. En diciembre llegaron 10 860 pacientes en consulta externa y 1 074 fueron hospitalizados. En total hubo 17 263 atenciones.

Molestina dice que lo más frecuente son casos de pacientes con diabetes e hipertensión, ya que se descompensan por la mala alimentación o por dejar de lado la rutina de tomar los medicamentos. Por ello, las especialidades ligadas a enfermedades metabólicas son las más demandadas.

En este mes también atienden otro tipo de dolencias, como las infecciones gastrointestinales, a las vías urinarias o respiratorias debido a la temporada invernal.

Enero se convierte en un mes para retomar los tratamientos -dice la especialista- y para reajustar las dosis de medicamentos, luego de descuidos.

Isidro Chichanda,
de 46 años, acudió al Hospital Pablo Arturo Suárez para un chequeo de inicio de año. Él tiene un solo riñón y, por ende, debe mantener cuidados en su salud. “En cada inicio de año retomo mis controles”.

Verónica Pacheco es coordinadora del servicio de emergencia de ese centro. Allí también es evidente el incremento de personas que acuden a buscar atención médica. En otros meses atienden 200 pacientes por día. Pero en estas primeras semanas del mes, esa cifra asciende a 350.

Coincide en que las dolencias están relacionadas a problemas estomacales, a infecciones respiratorias e, incluso, traumas por accidentes.

“Hasta finales de mes es evidente un incremento del 30% de atenciones frente a otras temporadas”, añade Pacheco, al explicar que luego de los feriados se vive una dinámica parecida. Los medicamentos más solicitados a inicios de año confirman que hay dolencias más recurrentes. Coincide con las que se trata en los centros de salud. Antibióticos, antigripales, analgésicos y hepaprotectores son demandados. Lo precisa Gregory Celis, director médico de uno de los laboratorios de Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)