7 de septiembre de 2020 00:00

Empresa Metropolitana de Aseo opera con 76% de su flota vehicular en Quito

En la 6 de Diciembre y Río Coca, en el norte de la ciudad, uno de los camiones recolectores de basura

En la 6 de Diciembre y Río Coca, en el norte de la ciudad, uno de los camiones recolectores de basura. Foto: Julio Estrella /El Comercio

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sara Ortiz
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El litigo entre la Empresa Metropolitana de Aseo (Emaseo) y Recobaq trasciende lo legal y afecta a la operatividad de la recolección de basura y desperdicios de Quito.

La empresa municipal tiene actualmente el 76% de su flota de vehículos recolectores operativa. Una de las razones por las que no puede trabajar al 100% es porque Recobaq solo ha repotenciado cuatro de los 14 camiones que se comprometió a mejorar.

Este retraso, así como las demoras en la entrega de 36 vehícu­los nuevos que el Municipio capitalino compró a este consorcio, sirvieron de base para que Emaseo decidiera, de forma unilateral, dar por terminado el contrato por USD 73,7 millones con la compañía.

Ante eso, Recobaq planteó una acción de protección que actualmente se encuentra en la etapa de apelación en la Corte Provincial del Guayas, después de haber ganado en primera instancia.

Así ha logrado paralizar la terminación del contrato y frenar el cobro de multas que impuso la entidad municipal.

Mientras se resuelve el juicio, los 36 vehículos nuevos que Recobaq vendió a Quito no pueden recibir mantenimiento técnico en los talleres del consorcio, como dice el contrato, sino que son tratados en los talleres de Emaseo. Lo que significa una erogación de recursos adicional.

“Necesitamos tener toda la flota operativa, porque estamos en un tiempo de pandemia y la limpieza de la ciudad es primordial”, dice Yolanda Gaete, gerenta de Emaseo.

¿Puede darse un escenario de basura desbordada como lo ocurrido en el 2017? Gaete asegura que no, que la operación para este año está garantizada. Sin embargo, aclara que el plan de Emaseo incluye el cobro de multas por retrasos a Recobaq, por USD 4 millones.

Según un informe de Emaseo, la proveedora fue multada con 18 planillas que corresponden a retrasos en la entrega de bienes, que van desde los 4 días hasta 307 días después del plazo, y por la demora en la formalización del traspaso de dominio de los vehículos a nombre de Emaseo.

Recobaq fue contratada en el 2018, en la anterior administración, para que entregara flota nueva, de mantenimiento y auxilio mecánico, así como para repotenciar otros vehículos.

Según Gaete, Emaseo necesita cobrar las multas pues desde el inicio de la pandemia hasta ahora, la recaudación a través de las planillas de luz ha caído en un 40%.

“Emaseo debe renovar flota, debemos atender necesidades como ampliar el hidrolavado, mejorar la contenerización en barrios, etc”, señala Gaete.

Hasta diciembre, Emaseo tiene previsto hacer recortes para reducir su presupuesto de operación, además cuenta con los fondos entregados por el Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE), que sirvieron para la renovación de la flota, y también recibió un adelanto de las recaudaciones de planillas de luz de personas que no habían cancelado sus pagos durante el 2017 y 2018.

Con ese dinero se prevé cubrir la operación de la empresa. Sin embargo, “la decisión que tomen los jueces sobre Recobaq afectará al presupuesto”, advierte la gerenta.

Este Diario telefoneó y envió mensajes al celular del accionista del consorcio, en busca de una entrevista, desde el miércoles. No ha respondido. Pero, en la Web de la Función Judicial consta la demanda.

Recobaq asegura que Emaseo vulneraría sus derechos al dar por terminado el contrato de forma unilateral, ya que la entidad metropolitana no habría atendido a tiempo requerimientos que hizo el consocio, por ejemplo, para mantener reuniones en donde -dice- se pudieron haber justificado las demoras.

El miércoles pasado, un grupo de 40 funcionarios de Emaseo protestó afuera del Consejo de la Judicatura.

El plantón era para pedir que la Judicatura revisara la conducta del juez Gustavo Guerra, quien el 6 de agosto falló en contra de Emaseo. “Estamos perjudicados, necesitamos buena maquinaria y seguridad para trabajar”, sostuvo Rubén Live, obrero que llevaba uniforme azul.

El segundo objetivo del plantón era pedir celeridad a la justicia. “Queremos que los jueces resuelvan lo más pronto posible el caso, pues mientras tanto nosotros los trabajadores no tenemos todos los vehículos repotenciados. Ahorita no hay barredoras”, indicó Francisco Farinango, quien labora desde hace 12 años como operario de maquinaria.

Hasta el momento, la Corte Provincial del Guayas no ha fijado fecha para la diligencia.

Con la terminación unilateral, el objetivo de Emaseo es buscar otras empresas que proveen el servicio de mantenimiento a la flota, a costos más bajos. Un informe de esta entidad indica que otras compañías en el mercado ofertan 237% menos que el costo acordado con Recobaq.

Por mantenimiento de ve­hículos, Emaseo pagó USD 58,6 millones, mientras que en el mercado actual -indica el informe- el mismo servicio se da por USD 17,3 millones para los próximos tres años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)