28 de August de 2009 00:00

Las empleadas domésticas deberán ser afiliadas al IESS

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Desde temprano, Patricia Piloco sale de su casa en el barrio Héctor Cobos. En un bus de la línea 18 deja atrás las calles polvorientas de este sector del cantón Durán para dirigirse a la ciudadela Entreríos, en Samborondón. De 07:30 a 16:00, de lunes a viernes, Piloco colabora en los servicios domésticos de la familia Zambrano.



En detalle
El patrono,  una vez que  contrata a la empleada doméstica, debe afiliarla inmediatamente al Seguro Social y  tiene que firmar un aviso de ingreso al IESS.
El cálculo  del aporte que la empleada debe hacer al IESS  se lo hace  sobre la base de un ingreso mensual de USD 218. 

Esa es su rutina desde hace un año, por la que recibe USD 200 mensuales. “Con esto ayudo a mi familia. Es parte del sustento de  mis hijos”.

Las dudas

Desde julio, la noticia de la afiliación de las trabajadoras remuneradas del hogar al Seguro Social, le causa incertidumbre a Piloco. “Por una parte está bien, pero hay casos de empleadas que las han despedido porque no las quieren afiliar”, cuenta.

Según datos del IESS  solo 30 000, de al menos 1 millón de personas dedicadas a esta actividad en el país, están aseguradas. La ex asambleísta Martha Roldós dice que esto se debe a la negativa de la propia trabajadora. “No quieren pertenecer al IESS por el temor de perder el bono de desarrollo de USD 35”.

Sin embargo, la ministra coordinadora de Desarrollo Social, Jeannette Sánchez, aclaró que las empleadas que son afiliadas al IESS no pierden este beneficio.

En el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) se informó que para calificar al bono de desarrollo, los encuestadores toman en cuenta 30 parámetros, pero se excluye la consulta sobre la afiliación al Seguro Social.

Testimonio
‘Es bueno estar afiliada al IESS’
Delia Turumbango/  empleada doméstica

Delia Turumbango es una mujer  que tiene 22  años de afiliada al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS. Ella trabaja como empleada doméstica  en una casa del norte de Quito, y en este tiempo que ha aportado al IESS ha  cobrado tres veces sus fondos de reserva, ese es uno de los beneficios que ha tenido.

“Ha sido muy bueno estar afiliada. Esa plata me sacó de algunos apuros...”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)