16 de diciembre de 2018 16:23

Embajador Jaime Marchán viaja a Londres donde está pendiente el caso Assange

Jaime Marchán fue designado por el presidente Lenín Moreno como el nuevo embajador en Reino Unido. Foto: EFE

Jaime Marchán fue designado por el presidente Lenín Moreno como el nuevo embajador ecuatoriano en Reino Unido. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El nuevo embajador ecuatoriano en el Reino Unido, Jaime Marchán, viaja este domingo 16 de diciembre del 2018 a Londres, para hacerse cargo de una legación en la que está pendiente la resolución del caso del australiano Julian Assange.

Marchán, que confirmó su desplazamiento, es uno de los diplomáticos ecuatorianos más válidos y experimentados, a quien en Londres le espera una Embajada que tiene asilado desde hace seis años al fundador de WikiLeaks.

De 71 años y considerado uno de los más experimentados y destacados del servicio diplomático ecuatoriano, Jaime Marchán ostenta el rango de embajador desde 1989

Ha sido jefe de misión en las embajadas de su país en la extinta Yugoslavia (1989-1990), Italia (1990-1992), Austria (1995-1997), Chile (1997-2000) y Suiza (2003-2008). Anteriormente, fue, entre 1975 y 1978, cónsul y encargado de negocios en la misma Embajada de la que ahora será su represente.

Este escritor y diplomático con estudios universitarios en Ciencias Políticas y Jurisprudencia en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, y en Derecho Internacional del espacio en la Universidad George Washington, buscará fomentar una relación bilateral con Londres.

"Las instrucciones que he recibido son muy claras y se orientan esencialmente en repotenciar las relaciones del Ecuador con el Reino Unido", aseguró en una reciente entrevista con Efe.

Uno de los objetivos del diplomático es "salir un poco de la zona de reflectores mediáticos en relación al tema del señor Assange", para el que se busca solución.

Assange fue asilado por Ecuador en su Embajada en Londres en 2012, cuando ingresó bajo el argumento de que temía ser arrestado en suelo británico y deportado a EE.UU., donde teme ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos clasificados.

La justicia inglesa lo buscaba por haber violado una medida cautelar de arresto domiciliario en relación a un requerimiento de las autoridades suecas de 2010, a raíz de las acusaciones de dos mujeres por violación, que él niega, causa finalmente archivada en Suecia.

Ecuador ofreció este año al fundador de Wikileaks que cumpliera un protocolo que estipula normas de convivencia dentro de la Embajada, o que se entregue voluntariamente a la Justicia británica con ciertas garantías.
Unas garantías que la defensa de Assange pide insistentemente, y sin éxito, ver en documentos oficiales.

Mientras, los abogados están a la espera de la resolución de un tribunal ecuatoriano sobre un recurso interpuesto ante la negativa a emitir una acción de protección a favor de Assange por el protocolo que estipula las normas de convivencia en la Embajada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (2)