La informalidad persigue al 70% de jóvenes del Ecuador
La construcción se reactiva con incentivos y exonera…
Sobre dos ruedas recorren Quito en la noche
3 158 nuevas becas para la Universidad están en riesgo
Nexos con paraísos fiscales persiguen a tres gobernantes
Maduro habló con un caballo sobre el legado de Hugo Chávez
Concejo de Quito aprobó el plan de seguridad ciudadana
Caso Isspol: Justicia de EE.UU. pide confiscar biene…

ELN es sospechoso de ataque en Bogotá que dejó un policía muerto y 6 heridos

El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, dijo este 29 de diciembre del 2016 que miembros de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) pueden ser los autores del atentado de anoche contra policías en el norte de Bogotá, que ocasionó la muerte de uno de ellos y heridas a seis más.

“Efectivamente, la hipótesis más probable es que se trata de un evento producido por el ELN con un propósito presente en este grupo armado y es atemorizar y aterrorizar a la población civil”, manifestó Villegas a Caracol Radio.

En el ataque, que se produjo a la altura de la calle 200 con la carrera séptima, en el humedal Torca, un sector poco poblado del norte de Bogotá en el que hay un puesto de control policial y una subestación eléctrica, murió el auxiliar Carlos Andrés Rubio Domínguez y quedaron heridos al menos seis de sus compañeros.

La Policía no ha dado detalles de lo ocurrido, pero medios de prensa locales señalan que Rubio Domínguez, que hacía de centinela, fue tiroteado en la cabeza y luego los criminales le pusieron explosivos para causar más víctimas entre los compañeros suyos que llegaron al lugar de los hechos.

“Poner los explosivos sobre el cadáver de un policía, atraer a sus compañeros, y luego activarlos, es algo que no tiene antecedentes. Se hizo con una gran sevicia que deja una inmensa preocupación”, agregó Villegas.

El director de la Policía Nacional, general Jorge Nieto, no ha dado aún ninguna declaración y solo lamentó la muerte de Rubio Domínguez en un mensaje en Twitter en el que afirmó que se harán “todos los esfuerzos institucionales para ubicar a responsables de la acción”.

Por su parte, el alcalde de la capital colombiana, Enrique Peñalosa, calificó el hecho como un ataque terrorista.

“Deploro cobarde atentado terrorista y asesinato de policía bachiller. Haremos todo para ubicar a los responsables”, afirmó Peñalosa también en la red social.

En julio del año pasado una decena de personas resultaron heridas por la explosión de dos artefactos en sendas oficinas del fondo de pensiones Porvenir en el norte y el occidente de Bogotá que fueron atribuidas al ELN.

Suplementos digitales