17 de septiembre de 2019 00:00

La Ecuatoriana sigue conmovida por el asalto durante una boda

Los sospechosos fueron detenidos la tarde del domingo por la Policía Nacional, en el sur de Quito.

Los sospechosos fueron detenidos la tarde del domingo por la Policía Nacional, en el sur de Quito. Foto: Cortesía Policía Nacional

valore
Descrición
Indignado 45
Triste 5
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Diego Puente
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La fiesta estaba por terminar. Eran las 02:30 del domingo. Un taxi se estacionó en el patio cercano a la casa comunal de La Inmaculada, en La Ecuatoriana, un barrio del sur quiteño. Del auto salieron cinco hombres con armas de fuego, golpearon a los invitados que estaban en la puerta y apuntaron al resto para obligarles a entregar sus pertenencias. Luego se escucharon disparos y gritos.

Esta es la historia que ayer recordaban quienes estuvieron en la recepción de la boda.

Unos acudieron a los tres hospitales en donde ocho heridos están internados tras el tiroteo. Otros fueron a la velación del tío de la novia.

Hay temor entre la gente. Una mujer contó detalles, pero pidió que solo la llamen Carmen. Su esposo recibió dos golpes con el mango de un revólver. Su cabeza comenzó a sangrar. Vio que un agresor apuntó a su pareja. Apretó dos veces el gatillo y la bala no salió.

A Carmen le quitaron las joyas y la cartera. Fue la primera en ser asaltada, pues salía de la casa comunal . Vio cómo los hombres avanzaban entre las sillas plásticas mientras golpeaban e insultaban. Luego escuchó las detonaciones desde otra parte del salón.

Recuerda que la gente se refugió en donde pudo, debajo de las mesas, entre las sillas, en el piso y junto a la pared.

Los testigos dicen que todo fue muy rápido. Cuando los armados se fueron, la gente vio cómo el tío de la novia sangraba; murió con un proyectil en su cabeza. Los invitados estaban alterados. Lograron atrapar a uno de los armados y lo golpearon hasta matarlo.

Los uniformados presentaron las armas de fuego que fueron usadas durante el masivo ataque en la casa comunal.

Los uniformados presentaron las armas de fuego que fueron usadas durante el masivo ataque en la casa comunal. Foto: Cortesía Policía Nacional


El resto de la banda fue detenida el domingo en la tarde. En su poder se encontraron tres revólveres, una pistola, 73 balas, tres televisiones, 19 celulares de alta gama, un parlante, el vehículo en el que huyeron y un uniforme militar.

A la Policía le sorprende esta modalidad de asalto. Paulo Terán, comandante de Policía de Quito (s), señala que lo sucedido en La Inmaculada, sur de la ciudad, no tiene antecedentes.

“Es la primera vez que entran directamente a una fiesta y disparan. No hemos tenido esos casos similares aquí”.

El oficial hizo una diferencia con otros robos masivos a locales comerciales en los que los asaltantes no accionan las armas de fuego como su primera opción, sino que las usan para amedrentar a la gente.

Por eso, la Policía no conoce aún las razones de por qué dispararon en un local cerrado.

En el país, el asalto a locales ha subido en un 5,46%.

En siete meses del 2018 se registraron 2 526 casos y en ese mismo período de este año se han reportado 2 664 hechos.

Las investigaciones realizadas hasta el momento no confirman que la forma de operar se encasille en un ajuste de cuentas o en un posible intento de asesinato por parte de una expareja de los novios. Nadie conocía a los agresores. Las investigaciones siguen.

Un hecho similar ocurrió en Mejía-Pichincha, el 28 de enero del 2017. Ese día, 10 personas entraron armadas a una gallera para robar las pertenencias de cerca de 200 asistentes.

Según las investigaciones, mientras se ejecutaba el asalto, los armados dispararon al aire, hirieron a una persona causándole la muerte.

Además, a otras dos personas les provocaron heridas cortopunzantes. Seis meses después, dos personas fueron sentenciadas por este delito.

Casos de asaltos masivos a personas han ocurrido con mayor frecuencia en Guayaquil. El comandante de Policía de ese Distrito, Ramiro Ortega, señaló que esto se debe a la intensa actividad comercial y recreacional que se da a toda hora en el Puerto Principal.

El mes anterior, cuatro personas armadas irrumpieron en un lugar donde se celebraba un cumpleaños. Ahí les apuntaron con armas de fuego y les obligaron a entregar las pertenencias.

En Punta Blanca, Santa Elena, en cambio, cinco personas desvalijaron a cerca de 40 personas que disfrutaban de una fiesta privada el 24 de mayo.
Los agresores llegaron en un vehículo hacia el condominio.

Cuatro personas llegaron en un vehículo, ingresaron al condominio, golpeando a los invitados. Se llevaron todas las pertenencias de las personas que asistían a la cita.

Ortega advierte que los asaltantes diseñan una estrategia, escogen un local a una hora determinada y usan armas de fuego para evitar la reacción de la gente. También se ayudan de carros y motorizados que les ayudan a escapar.

Los artículos robados luego son comercializados en mercados informales. Los asaltantes de Quito también son señalados por robos en buses.

En contexto

Entre enero y julio de este año, el Ministerio del Interior dice que a escala nacional se han registrado 657 muertes violentas. En el mismo período del 2018 fueron 591. Nueve provincias reportan un aumento de estos homicidios intencionales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (27)
No (1)