Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Precaución en cuatro vías entre Quito y la Costa por trabajos o daños

En el sector 10 de Agosto de la vía La Mercedes se realizó un bacheo temporal.

En el sector 10 de Agosto de la vía La Mercedes se realizó un bacheo temporal.

En el kilómetro 19 de la vía Calacalí se estabiliza el primero de los 11 taludes críticos. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Capas de asfalto levantadas, baches y señalética que no se ve. Así está un amplio tramo de la vía Calacalí – Río Blanco, una de las principales conexiones entre Pichincha y la Costa.

La carretera 10 de Agosto-Las Mercedes también tiene baches y daños en la calzada; y en la Alóag – Santo Domingo, los trabajos de ampliación a cuatro carriles dificultan la circulación. La Cristóbal Colón- Valle Hermoso es la que mejores condiciones presenta.

En ese estado se encuentran los cuatro enlaces terrestres de Quito a la Costa, a dos semanas del feriado de Carnaval.

En los primeros 57 kilómetros de la Calacalí se ejecuta la primera fase de un plan de intervención emergente, que comprende la rehabilitación de la carpeta asfáltica entre Calacalí y San Tadeo. Las labores tienen un avance del 10%.

Debido a los trabajos, el tránsito se interrumpe por intervalos de tiempo, como sucede en el sitio de Calacalí y en otros tramos de la carretera.

Los usuarios frecuentes de esta vía piden que se hagan las mejoras lo más pronto posible, para evitar daños en los vehículos o posibles accidentes.

William Viera hace recorridos turísticos hacia la Costa cada semana. Hace 15 días se rompió una llanta de su vehículo al no poder sortear un hueco a la altura de Nanegal. La señalética, asegura, no le ayudó. “Todo el camino es pésimo, desde que uno sale de la Mitad del Mundo”.

Al pasar Nanegalito, los rótulos con anuncios de curvas, peligro o kilómetros recorridos están averiados, opacos o cubiertos por las ramas. La señalética horizontal no aparece sino hasta llegar a sectores como La Armenia o Miraflores. En estos tramos las cunetas están casi o totalmente cubiertas por ramas o tierra.

“Les pedimos un poco de paciencia, porque la vía va a ser intervenida en su totalidad”. Así explica Diego Espinosa, gerente de la empresa pública Hidroequinoccio del Consejo Provincial de Pichincha y que tiene a su cargo la rehabilitación de la Calacalí. Asegura que en los 157 kilómetros se ejecutarán diferentes trabajos.

En el sector 10 de Agosto de la vía La Mercedes se realizó un bacheo temporal. Foto: Katherine Delgado para EL COMERCIO

En las labores está incluida la estabilización de los 11 taludes críticos, que fueron identificados el 2018 y para lo que se prevé una inversión de USD 3,6 millones.

En uno de ellos, a la altura del km 19, hay un avance del 80%. Los trabajadores de la empresa subcontratada Coqucsa colocan las mallas sobre la montaña. “Primero limpiamos el material suelto que quedó fragmentado. Con estos trabajos esperamos ya no tener problemas de aquí en unos 50 años”, explica Eduardo Quintana, encargado de esas labores.

Espinosa espera que la estabilización de taludes finalice en mayo de este 2019. “Tapar los huecos es lo más urgente. Antes nos sentíamos seguros y ahora parece una vía de tercer nivel”, dice Carlos Basante, conductor de un bus de transporte interprovincial.

Una tercera parte de los trabajos comprende arreglos entre San Tadeo y Río Blanco, en los que se invertirán USD 17 millones. “Después se realizarán mantenimientos cada cinco años. Queremos recuperar toda la vía”, insiste Espinosa.

La Alóag – Santo Domingo no está en malas condiciones, sin embargo, es necesario tomar precauciones al circular, debido a las permanentes labores de ampliación a cuatro carriles. Los trabajos se ejecutan desde el sector de Tandapi hasta antes de la Unión del Toachi, una media hora antes de llegar a Santo Domingo.

En la Cristóbal Colón – Valle Hermoso, los primeros kilómetros de la vía están totalmente señalizados. Los inconvenientes, según los usuarios, se ven cerca del límite con Santo Domingo. “En la parte baja la vía luce pésima”, dice Luis Tigasi, conductor de un camión que lleva leche.

En la vía 10 de Agosto-Las Mercedes-Santo Domingo se realizó un bacheo provisional antes del invierno. Pero desde enero algunos tramos se agrietaron de nuevo, como en los km 10 y 14. Allí hay baches en ambos carriles. También hay zonas propensas a derrumbes.

En un tramo de 34 km de esa carretera hay al menos cinco puntos considerados de riesgo. También hay tres curvas pronunciadas cerca de Santo Domingo, en las que se debe reducir la velocidad.

Según el Ministerio de Transportes y Obras Públicas, esta vía está considerada dentro de un plan de mantenimiento que se espera ejecutar cuando finalicen las lluvias. Al momento se realiza la limpieza de cunetas, que están cubiertas por la maleza.