¡Un lujo!
Crisis sigue sin punto de encuentro
Especialistas piden atención integral a salud con de…
Epmaps redobló controles al agua de Quito por el paro
El Ejecutivo acepta volver a los diálogos con la Conaie
Decreto 95 no cuajó en el área petrolera
El paro activó a las mujeres del Austro del país
Un millón de paquetes del aceite popular saldrán al …

Postulantes con bajo puntaje tienen oferta académica limitada

Los alumnos se preparan para iniciar con sus nuevos estudios en la Universidad del Azuay. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

Las cifras confirman el bajo rendimiento. De los 280 732 bachilleres que rindieron el examen Transformar para ingresar a una institución de educación superior (IES), 169 268 tuvieron una calificación por debajo de los 699 puntos. Es decir, el 60,3% de postulantes tienen escasas opciones para escoger la carrera y universidad pública de su preferencia, porque en las carreras tradicionales los puntajes referenciales están por encima de 800 puntos. 

La guayaquileña Vanessa A. es parte de este grupo. Entre el Test Transformar y la nota de grado obtuvo 652/1000. No le alcanzó para seguir Ingeniería Civil en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPL), cuyo puntaje referencial es de 850. Para apostar por una carrera se toma en cuenta la nota.

En la primera postulación había 80 000 cupos y quedaban 40 000 para la segunda, que se cumplió el fin de semana.“Por mi nota no pude postular por ninguna carrera en la ESPL ni en la de Guayaquil. Lo volveré a intentar”, dijo Vanessa.

La Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) establece un puntaje referencial para cada carrera dependiendo de la IES (pública o cofinanciada), modalidad de estudios, jornada y ubicación.

¿Cómo se otorgan los cupos? 

Cerrada la postulación en la plataforma de la Senescyt, el sistema ordena –por el puntaje de mayor a menor- a los aspirantes que eligieron como primera opción una determinada carrera, institución, jornada y modalidad específica. 

Por ejemplo, si la Universidad Central ofertó 120 cupos para Medicina y postularon 200, se les asigna a los mejores puntuados.

A los 80 restantes el sistema les busca el cupo en cualquiera de las otras dos opciones que registró al inicio, y si hay disponibilidad.  

Por eso puede ocurrir que algún bachiller con calificación menor ingrese a una carrera que eligió como primera prioridad y otro que la seleccionó como tercera y con mejor nota no llegue; los cupos son asignados según a las prioridades. 

A mayor demanda de una carrera más alto es el puntaje que se requiere para ingresar, explicó Alejandro Ribadeneira, titular de la Senescyt. Por eso, se quedan sin opciones los bachilleres que tienen menos puntajes.  

Para los menos puntuados 

A los bachilleres con notas bajas les queda las carreras de escasa demanda en las universidades, las tecnologías en los institutos superiores o esperar el nuevo semestre académico para volver a rendir el examen y mejorar la nota.  

En los institutos las notas referenciales, en la mayoría de casos, son inferiores a 699 y entre ellas están las tecnologías en Gastronomía, Acuacultura, Mecánica, Electrónica y Aparatología Dental.

Carlos Zurita, director del preuniversitario Quality Up, no recomienda seguir una carrera sin vocación porque el riesgo es que –a corto plazo- el estudiante abandone los estudios porque no tenía aptitud y eso lo sanciona la Senescyt. 

Pablo Bermeo, de 18 años, estudió en un colegio rural del cantón Santa Rosa y su nota de 695 no le alcanzó para Bioquímica y Farmacia en la Universidad Técnica de Machala. “No tengo interés en las tecnológicas”, dijo. 

Para ellos y los estudiantes que no han obtenido un cupo, Ribadeneira sugiere carreras técnicas, que demandan hasta tres años de estudios; permiten insertarse más rápido al mercado laboral.  

Universidades con cupos 

La Universidad Nacional de Educación (UNAE) habilitó 680 cupos, llenó 511 en la primera postulación y hay disponibilidad en las siete carreras. La nota referencial más baja es de 750 en Educación Intercultural. Para Catalina Mora, directora Académica, estos dos años de pandemia influyeron en las bajas notas por el cambio de modalidad y los obstáculos que encontraron los estudiantes en el aprendizaje virtual.  

Ella dice que, pese a que ahora el examen Transformar no mide los conocimientos sino las competencias de los bachilleres, el sistema está creado para favorecer a los estudiantes de más altos puntajes.

De allí que recomienda a los chicos optar por una carrera afín a la primera opción o volver a rendir el examen en el próximo semestre.

En la Universidad Yachay Tech, de los 344 cupos habilitados en las 10 carreras, quedan disponibles 114. Juan Bravo, vicerrector Académico, dijo que aspiran llenar los cupos disponibles en esta segunda convocatoria. En Geología habilitaron 40 cupos y quedan disponibles 23, en Física solo postularon ocho de los 30 cupos disponibles y en Materiales 12 de los 30.