La unificación de los puntos de vacunación en Quito …
La vuelta al convenio del Ciadi es clave para la rut…
Sector turístico en Quito espera una leve recuperaci…
La Asamblea Nacional se enfocará en las reformas económicas
Economía y legalización, principales necesidades de …
Los Ríos afronta una ola de violencia: 57 crímenes, …
Maduro crea una comisión para hacer una ‘revol…
Duterte amenaza con la cárcel a quien rechace la vac…

Los síntomas de covid-19 enmascaran otros males

Personal del Municipio de Guayaquil realizó fumigaciones en el sector de Las Malvinas, en el sur, esta semana

Personal del Municipio de Guayaquil realizó fumigaciones en el sector de Las Malvinas, en el sur, esta semana

Personal del Municipio de Guayaquil realizó fumigaciones en el sector de Las Malvinas, en el sur, esta semana. Foto: Cortesía Municipio de Guayaquil

La fiebre apareció súbitamente. El termómetro llegó a marcar 39° y una tos persistente preocupó a la familia. Fue a fines de marzo, en medio de la crisis sanitaria del pico por covid-19 en Guayaquil. Norma, de 86 años, quedó postrada en una cama tras quejarse de un intenso dolor corporal.

“Tuvo un colapso, como que se nos fue. Pensamos que era coronavirus”, recuerda uno de sus hijos. Pero una serie de análisis, realizados bajo indicaciones médicas, reveló la causa definitiva: dengue.

Fiebre, debilidad y dolor de cabeza son algunos síntomas que coinciden en varias enfermedades circulantes en la Costa, en medio de la pandemia por covid-19. La similitud de los cuadros puede dificultar el diagnóstico y retrasar un tratamiento apropiado.

Vía telemedicina, el doctor Jorge Luis Portes llegó a realizar diez consultas por día entre marzo y abril, los meses de mayor contagio. A través de exámenes sanguíneos y radiografías de tórax pudo determinar que la mitad de sus pacientes padecía neumonías, presuntamente relacionadas a covid-19. Y la mitad restante tuvo otras enfermedades virales y bacterianas de la época invernal.

“Desde diciembre, fuera de la alerta global por la pandemia, había advertido a mis pacientes sobre el aumento de casos de dengue y tifoidea entre enero y mayo. Por eso resultó esencial recurrir a pruebas de laboratorio”, dice.

El dengue, transmitido por el mosquito Aedes aegypti, es otro de los virus que afecta a Ecuador y a América Latina. El año pasado, la región experimentó una de las peores epidemias de su historia, con cerca de 3 millones de casos registrados. Y su impacto aún no desa­parece. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reportó 560 080 casos durante el primer trimestre del año, un 44% más que en el mismo periodo del 2019. Sin embargo, la incidencia de dengue grave, que puede resultar letal, apenas alcanza el 0,28%.

La Gaceta Epidemiológica del Ministerio de Salud Pública (MSP) reportó 7 959 casos de dengue en Ecuador, hasta el 23 de abril; la cifra representa el 95% de todo el registro del año pasado. De ese total, 1 079 son casos con signos de alarma y 32 de tipo grave. El informe no incluye fallecidos este año. En el 2019, seis personas murieron por la enfermedad y la tasa de letalidad fue de 0,071%.

Guayas, Manabí y Los Ríos reflejan una mayor incidencia de dengue, cuyos síntomas pueden extenderse hasta por 14 días. Estas provincias también tienen altas cifras de covid-19. De chikungunya y zika no se han notificado casos.

El epidemiólogo Carlos Farhat, docente de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), señala que si bien existen similitudes cada enfermedad tiene signos característicos. “En el dengue la fiebre es muy elevada, hay dolor retrocular y sarpullido; la fiebre es menor en el coronavirus, hay tos y si se deja pasar más de siete días pueden surgir problemas respiratorios”.

La sintomatología además puede variar y depender del sistema inmunológico. A mediados de marzo, Ernesto (68 años) tuvo diarrea, debilidad, sequedad de la garganta y escalofríos por las noches.

La primera sospecha fue tifoidea, una enfermedad gastrointestinal causada por la bacteria salmonella; hasta que una prueba rápida esclareció el diagnóstico. “Era covid, aunque nunca tuve los síntomas clásicos”, recuerda. El malestar duró diez días y los análisis luego revelaron que el virus causó daño hepático y renal.

A estos confusos cuadros se suman los de coinfección. Portes ha detectado pacientes que tuvieron varias enfermedades de forma simultánea, haciendo más complejo su tratamiento. “En dengue se aconsejan analgésicos, una buena hidratación y no usar antiinflamatorios. Se puede recurrir a corticoesteorides si hay problemas respiratorios. Y en tifoidea hay que aplicar antibióticos”.

Las citas de telemedicina revelan también la circulación de otros virus respiratorios. Por esa vía Diego Vásquez, epidemiólogo de la Universidad Católica de Guayaquil, ha identificado casos de influenza, parainfluenza y adenovirus. “Algunos síntomas de estas enfermedades coinciden con los de covid-19: tos seca, carraspera y falta de aire. Por eso los exámenes de diagnóstico tienen que ser integrales para definir una terapia”, asegura.
Los analgésicos y la hidratación fueron claves para la recuperación de Norma. Ahora está en tratamiento para fortalecer su sistema inmunológico.