5 de July de 2012 13:23

En Riobamba crece la presión por una ciclovía

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Equipados con cascos, chalecos verdes con cintas reflectivas, letreros, silbatos y mensajes ambientalistas, 40 niños, jóvenes y adultos recorren Riobamba en bicicletas. Lo hacen cada jueves en la noche.

De ese modo protestan porque en esta ciudad no hay una ciclovía para que los ciclistas se puedan movilizar con seguridad. Se reúnen a las 19:30 en la plaza Giralda, situada en un costado de la transitada avenida Daniel León Borja.

Allí empiezan el recorrido que pretende crear conciencia en los riobambeños para que dejen los carros y que se acostumbren a usar las bicicletas por la salud y el bienestar general del planeta.

Cada semana visitan un barrio diferente. En las localidades reparten volantes y dan charlas mecánicas sobre cómo cuidar la bicicleta, parchar una llanta, lubricación de las cadenas, la importancia de las luces, etc.

Nelly Romero, de 27 años, lidera esta singular agrupación. Según ella, hace dos meses se iniciaron con esta manifestación pacífica. “En las calles, los ciclistas no estamos seguros.

Los conductores no nos respetan y las autoridades no promueven políticas para nosotros. Queremos que el Municipio nos tome en cuenta en la planificación de las obras”.

El grupo es heterogéneo. Hay pedalistas profesionales, regulares y novatos. Son estudiantes, empleados públicos y dueños de negocios pequeños.

La mayoría se ha comprometido a utilizar la bicicleta como único medio de movilización. El grupo empezó con la idea de impulsar el ciclismo en Riobamba para descongestionar las vías. Su lema era ‘un carro menos’.

Pero cuando se les unieron miembros de las agrupaciones Machicabike, Cenit y Riobamba sí, emprendieron una campaña más integradora y con el objetivo de conseguir una ciclovía.

“Los ciclistas queremos sentirnos seguros y respetados cuando sacamos las bicicletas para trasladarnos a las universidades o a los parques.

Sin embargo, somos víctimas de atropellos e irrespetos. Queremos dialogar con el alcalde Juan Salazar para presentarle nuestras propuestas”, dice Víctor Villacrés, estudiante de la Escuela Politécnica.

Este grupo habló dos veces en el Departamento de Planificación del Municipio sin obtener cambios importantes, según ellos. “Esperamos que más ciclistas se nos unan. Empezamos 15 y ahora somos 40 y seguiremos creciendo. Nos haremos escuchar”, asegura Byron Cáceres, miembro de la agrupación Machicabike.

Algunos integrantes se incluyeron después de sufrir un accidente. Daniel M. por ejemplo, casi perdió la vida al ser golpeado por un taxi. “Las llantas del automóvil se detuvieron a 40 centímetros de mi cabeza. Por eso decidí unirme a esta protesta y exigir seguridad y una ruta urbana para nuestro uso exclusivo. Conmigo llegaron tres amigos más”.

En una esquina de la avenida León Borja se detienen un momento para desplegar un cartel que dice: Una ciudad más humana. Romero interpreta el mensaje: “queremos una ciudad para la gente sin exceso de carros que contaminan el aire y que contribuyen al efecto invernadero que perjudica a todos”.

Así como empiezan el recorrido en plaza Giralda, allí también concluyen la jornada nocturna. Los niños conducen bicicletas adornadas con cintas multicolores que es imposible no verlas. La gente se detiene a observarlos y a escuchar sus mensajes.


Acciones y rutinas

Los pedalistas nocturnos aspiran que la rehabilitación de La Circunvalación de Riobamba incluya una ciclovía. El proyecto está a cargo del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

Los ciclistas con más experiencia informan a los nuevos miembros del grupo sobre la importancia del casco y de la ropa adecuada para este deporte.

Antes y después de los pedaleos nocturnos, los líderes motivan a la gente e informan la ruta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)