Nueva York internará por la fuerza a enfermos mental…
Lasso firma Decreto que convoca a referéndum para co…
Cuencanos agradecieron a la Selección de Ecuador por…
Corte Constitucional niega tres preguntas de consult…
¿A cómo está el peso colombiano este 29 de noviembre?
CNE prepara kits técnicos para las elecciones 2023
Diego Ordóñez fue multado con USD 8 400 por mensaje …
Movimiento comercial se impulsa con partidos de la S…

Renovar la licencia de conducir puede tardar tres meses o más

Aunque afuera de la ANT de la Occidental la fila es larga, una vez en el módulo correcto, la gente para trámites de licencias es poca. Foto: Carlos Noriega / El Comercio

Aníbal Arias tiene licencia profesional y caducará a fin de mes. Trabaja con su vehículo, por lo tanto el permiso es una herramienta necesaria para realizar los fletes en su camioneta.

Los ingresos no han sido buenos en los últimos tiempos y prefiere no “perder el día” en renovar la licencia. Sabe que la espera es larga. La Agencia Nacional de Tránsito (ANT) reconoce que los turnos son generados para luego de tres o tres meses y medio en Quito.

Pero según el subdirector de la entidad, Daniel Cárdenas, hay ciudades en Esmeraldas donde se puede conseguir “de un día a otro”.

A Aníbal le dieron un contacto en Manabí que puede ayudarle en el trámite, sin siquiera dar la prueba. El costo sería de USD 90 más USD 110 de la especie. Pero tampoco se decide a hacer el viaje.   

En marzo, la Agencia dio una tercera prórroga indefinida para que los conductores puedan circular con el documento caducado. Esto fue después que no pudieran entregar los documentos a 200 000 usuarios rezagados por la pandemia y por la falta de personal.

Plan piloto

Para normalizar el servicio, Cárdenas prevé aplicar un plan piloto de atención extendida durante cinco fines de semana. Entre mayo y junio llevarán a cabo el proyecto, que pretende reducir un 33% el tiempo de espera por un turno. En lugar de tres meses, el usuario deberá aguardar aproximadamente dos meses por un turno.  

Jaime Trejo esperó desde enero para que llegara su turno esta semana y renovar su licencia, que se le había caducado el año anterior. 

Con anticipación coordinó sus horarios en su trabajo como transportista, para tener libre el día de la renovación. Temía perder horas en una fila. Pero “la atención fue rápida, lástima que para coger el turno sea tanto problema”, dijo. 

 En la agencia principal de la avenida Occidental, en el norte capitalino, se repartían 300 turnos diarios antes de la prórroga de finales de marzo. Ahora es poco más de la mitad y alcanza 180 usuarios, de los cuales 120 no van a la cita pactada.   

Según Cárdenas, la congestión en los turnos también está ligada al  30% de ausentismo: personas que se registran y no asisten o llegan sin los documentos respectivos y pierden el turno. 

Otro de los problemas que afronta la ANT es la venta y duplicación de turnos para obtener o renovar la licencia de conducir.