Consejos para protegerse de infecciones respiratoria…
¿Cómo evitar el sobreendeudamiento por las fiestas n…
Pugna Asamblea-Consejo de Participación se agudiza c…
Aeropuerto de Manta fue entregado por el Gobierno
Dulce Narcisa Giler fue asesinada a tiros en su auto…
Orión se acercó a la Luna en su retorno a la Tierra
Cuatro detenidos por secuestros de ecuatorianos en Colombia
¿Cómo se sanciona el secuestro extorsivo en Ecuador? 

Refugio para perros y gatos cierra sus puertas por falta de adopciones

Refugio Segunda Oportunidad es un colectivo ciudadano que hace trabajo voluntario con gatos y perros en Quito. Foto: Facebook Refugio Segunda Oportunidad

El refugio Segunda Oportunidad anunció que cierra sus puertas por falta de adopciones, costos altos en medicinas y deudas muy altas.

Este colectivo informó sobre el cierre en horas de la tarde de este domingo 21 de agosto de 2022 a través de una publicación en su cuenta oficial de Facebook.

"Estamos muy apenados por esta decisión, pero no podemos hacer más. Los últimos meses han sido muy duros, no ha habido adopciones, hemos perdido voluntarios, padrinos y seguidores y hemos tenido que afrontar todos los rescates y problemas médicos de nuestros animalitos incurriendo en deudas muy altas", compartieron en la red social.

El espacio de rescate animal ha estado abierto por más de dos décadas y ha rehabilitado, esterilizado y adoptado gatos y perros para que puedan tener una vida digna.

Según escribieron en el muro de la red social, la mayoría de gatos que están en el refugio son adultos y padecen de condiciones de salud propias de la edad y que incurren en gastos médicos altos que no pueden ser cancelados.

Por otro lado, informaron que cuentan con una gran cantidad de perritos que no han sido adoptados todavía. "Ya no nos alcanza para las medicinas, la comida, arena y demás", publicaron.

Reiteraron, además, que ya no pueden brindar y garantizar una buena calidad de vida tanto para los gatitos como para los perritos. Por esa razón el refugio se cerrará y pasará a ser un santuario, donde vivirán los animales que no fueron adoptados.

El colectivo ya no recibirá más animales, pero sí espera que más personas puedan adoptar a los que quedan y apoyar al mantenimiento de este santuario.