¡Un lujo!
Crisis sigue sin punto de encuentro
Especialistas piden atención integral a salud con de…
Epmaps redobló controles al agua de Quito por el paro
El Ejecutivo acepta volver a los diálogos con la Conaie
Decreto 95 no cuajó en el área petrolera
El paro activó a las mujeres del Austro del país
Un millón de paquetes del aceite popular saldrán al …

Quito: Fanáticos dejaron enfriar su almuerzo por final de la Champions

Durante el partido de la Champions de este sábado 28 de mayo de 2022 muchos dejaron de lado su comida para estar atentos al encuentro deportivo. Foto: Dayana Vinueza / El Comercio

Aficionados al fútbol se reunieron la tarde de este 28 de mayo en los centros comerciales de Quito para mirar la final de la UEFA Champions League entre Real Madrid y Liverpool. Muchos aprovecharon el patio de comidas para disfrutar del partido mientras comían. 

Uno de ellos fue el centro comercial Iñaquito (CCI). Dos pantallas grandes exhibían la final. Todos estaban atentos. En primera fila estaba una pareja. “Ojalá gane el Real Madrid, aunque parece que no”, le decía el hombre a su acompañante, con un poco de preocupación. Y es que el Liverpool estaba controlando gran parte del primer tiempo.

 “Vamos, vamos, vamos” repetía una mujer cuando el Real Madrid avanzaba hacia el arco contrario. Cuando se adelantaba el Liverpool decía: “No, no, no” tratando de evitar que anoten los ingleses

En el lugar la mayoría apoyaba al equipo español. Se notaba porque se agarraban la cabeza cada vez que el Liverpool se acercaba al gol. En cambio, daban gritos de euforia cuando lo hacía el Real Madrid. 

Al minuto 40, Benzema anotó un gol y todos se levantaron de las sillas para gritar a todo pulmón, pero lo anularon. Allí se notó el total apoyo para el Real Madrid. Las jaladas de cabello continuaron entre los fanáticos que no veían llegar el ansiado tanto. 

En el intermedio, los fanáticos aprovecharon para terminar sus platillos ya un poco fríos, pues su atención estaba en la gran pantalla. Había otros clientes, que desconocían del encuentro. Llegaban y se preguntaban por qué todos miraban para arriba. “Qué tanto ven” consultaba una joven a su pareja. “Es la final de la Champions”, le respondió.