Presidente Guillermo Lasso viajará a Perú para la in…
El abandono de perros es común, pero difícil de sancionar
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 27 de julio del 2021
El servicio de bus no llega a todas las comunas rura…
Pablo Celi impuso álgido careo con sus interpelantes
Ocho variantes de coronavirus se mueven más en Ecuad…
Beneficios de prelibertad a favor de los presos tard…
El aroma del café de altura de Ecuador gana mercados

Preventa de viviendas en el 2020 cayó 21,60% en Ecuador respecto del 2019

En el proyecto Villas del Bosque, en vía a la Costa, resta por vender 25% de unidades. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

En el proyecto Villas del Bosque, en vía a la Costa, resta por vender 25% de unidades. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

En el proyecto Villas del Bosque, en vía a la Costa, resta por vender 25% de unidades, en el oeste de Guayaquil. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

La pandemia tomó a la Etapa 3 de la urbanización Villas del Bosque a medio avance. Las primeras casas se entregaron el último trimestre del 2019 y el proyecto se ha seguido construyendo a lo largo de un año atípico, por el covid-19.

El proyecto está ubicado en el kilómetro 21 de la vía a la Costa, al oeste de Guayaquil, y cuenta con 39 villas y 10 condominios de ocho departamentos cada uno. “El 75% está vendido y nos falta un 22% por terminar”, dijo David Chilán, responsable técnico de la obra.

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Vivienda del Ecuador (Apive) registró, el 2020 y a escala nacional, un decrecimiento en contratos para nuevas construcciones de casas. La caída fue del 21,6% respecto del 2019, según un muestreo sobre una veintena de sus miembros, publicado el pasado 5 de marzo.

El gremio agrupa a 22 de los mayores promotores de viviendas en 14 provincias.

El comportamiento es similar en los primeros meses del 2021, ante la incertidumbre que se genera por el proceso de elecciones presidenciales, explica Jaime Rumbea, representante legal de Apive.

El dirigente le atribuye la caída en las promesas de venta de nuevas viviendas a la economía golpeada de los hogares, por la crisis económica derivada de la emergencia sanitaria. Pero, sobre todo, a una reducción en la colocación de créditos hipotecarios.

Todos los ingresos del sector se derivan prácticamente del desembolso de hipotecarios. En el 2020, su colocación a escala nacional fue de USD
1 140,9 millones, una disminución de 32,9% (USD 558,4 millones ) en relación con el 2019, según datos de Apive.

Aunque en febrero de este 2021 se notó una recuperación en los desembolsos del 6,11%, por parte de las instituciones financieras privadas y el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), en relación al mismo mes del 2020, según datos del Central.

“El nivel de parálisis fue total en marzo y abril”, señala Rumbea. Explica que en la segunda parte del año pasado se vivió una renovada atención de los hogares a su primera vivienda. Pero para que un sector, de ciclos largos y capital intensivo, se recupere se necesita que el financiamiento acompañe.

El Municipio de Quito anunció, la semana pasada, una serie de estrategias para reactivar al sector inmobiliario. Apuntan a eliminar el papeleo y reducir tiempos de respuesta de trámites, como revisiones y valoraciones de predios.

Fernando Zamorano, director de Catastros del Municipio, explica que los cambios contemplan la modificación a la Ordenanza 126 sobre la regularización de áreas. La reforma permitirá “optimizar el proceso de presentación de requisitos y planos técnicos”.

Además, se liberará la cartografía catastral e impulsará el sistema de automatización para aprobar proyectos.

En Guayaquil, las obras -como Villas del Bosque- estuvieron más de dos meses paralizadas por el confinamiento. Los obreros volvieron a labores en el proyecto el 28 de mayo. El plan piloto para la reactivación de la construcción en la ciudad se inició el 28 de abril del 2020.

Desde agosto del 2020, el Municipio porteño anunció varios incentivos que pretendían reducir hasta 10% el costo de vivienda, con una mayor densificación de las urbanizaciones y reducción del tamaño mínimo de los solares.

Esto se concretó a través de la Ordenanza de Estímulo Tributario, que disminuye un 50% del impuesto predial urbano por 10 años para los compradores de casas en los nuevos proyectos. Fue aprobada en noviembre, pero aplica desde el ejercicio fiscal 2021.

El sector considera que el impacto de los incentivos en la disminución de los precios de nuevas viviendas aún está por evaluarse. Y las medidas surtirán efecto en el mediano plazo, teniendo en cuenta que el ciclo de construcción suele tardar como mínimo dos años.

Carlos Repetto, presidente de la Cámara de la Construcción de Guayaquil, dice que la aprobación de permisos de urbanización y de construcción de forma virtual está funcionando. Pero buscan que se revea la norma sobre instalación eléctrica soterrada en nuevas urbanizaciones, obligatoria excepto para programas de vivienda de interés social. Eso aumenta 30 a 35% el costo.

Señala que el sector de la construcción registra de forma general una recuperación en la venta de materiales y de obra pública en el país.