20 de July de 2012 15:21

Nuevos atractivos turísticos en la tierra tsáchila

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 24

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La temporada de vacaciones en la Sierra era sinónimo de playa para Damián Beltrán, de 37 años. Acostumbraba a viajar con sus tres hijos y esposa seis horas en su vehículo para llegar a la Costa. Pero este año cambiará. Santo Domingo de los Tsáchilas será su destino.

En el último feriado de Carnaval tardó tres horas de recorrido, desde el sur de Quito. Estuvo un día y quedó encantado. Ahora espera quedarse más tiempo. “Todos los años hacíamos lo mismo y ahora queremos hacer algo diferente”. Agrega que “hemos tenido malas experiencias en la playa. Nuestros hijos se han enfermado por la comida y han contraído afecciones de la piel”.

Beltrán estuvo en el río San Gabriel del Baba, en la parroquia del mismo nombre. Ahí, el Municipio de Santo Domingo construyó un mirador con locales que tienen la forma de cabañas, donde se ofrece comida típica.

Además hay un circuito peatonal y una escalinata frente al río, en donde los turistas colocan sus prendas de vestir, antes de entrar a la fría agua del Baba.

Andrés Beltrán (hijo) no le teme a la corriente, en el sector es calmado. “Con el calor queda bien un baño en esa agua”, dice el adolescente. “Me gusta la playa, pero estos sitios también son chéveres para disfrutar de la naturaleza”.

Según la Dirección de Turismo de Santo Domingo, unas 35 000 personas llegaron a la provincia por turismo, en el último feriado de Carnaval. Es una fecha clave, porque hay mayor movilización de personas desde la Sierra.

En esta temporada vacacional se espera una cifra similar.

Los operadores turísticos de Santo Domingo están listos para recibir a los visitantes. Han aprovechado los afluentes que existen para levantar infraestructura cerca y presentar una oferta más completa para los turistas.

En el complejo D’ Carlos, por ejemplo, se construyeron cuatro piscinas: dos para adultos y dos para niños. Hay canchas deportivas, restaurante y un espacio para hacer senderismo.

La entrada cuesta USD 3 para adultos y USD 2 para niños. El costo del hospedaje por personas es de USD 10.

“Incluso tenemos paquetes que les ofrecemos a las familias o grupos grandes, para visitar las comunidades tsáchilas y conocer su cultura”, dice el propietario del lugar, Carlos Vélez.

Según la Cámara de Turismo de Santo Domingo, existen 35 balnearios con infraestructura cerca de los afluentes de la provincia.

Además se cuenta con 120 establecimientos turísticos y 6 000 plazas hoteleras. Las cifras son de la dirección de Turismo de Santo Domingo. Esta institución impulsa un proceso de señalización de los lugares para que los visitantes puedan llegar fácilmente.

Es parte del Plan estratégico de desarrollo turístico que impulsa en la provincia. Incluye la definición de circuitos turísticos, una guía para la ciudad, y la promoción de nuevos atractivos.

“Santo Domingo ha crecido mucho y veo que ofrece más cosas para el visitante. Ya ha dejado de ser solo una ciudad de paso”, asegura Damián Beltrán, quién también destaca los precios cómodos y la gastronomía tsáchila.

Se puede encontrar platos fuertes para el almuerzo a un costo, promedio, de USD 4. “En las playas durante estas fechas todo es caro. Yo tengo previsto gastar, en tres días, la mitad de lo que normalmente invierto cuando voy a la Costa con mi familia”.


Más opciones

A lo largo de la vía Toachi - Las Mercedes puede encontrar varios complejos turísticos con piscina y también comedores populares para degustar platos típicos. Un seco de pollo o de carne, por ejemplo, cuesta USD 2,50. La entrada a los complejos, en promedio, es de USD 3.

La vía que conduce a la parroquia Julio Moreno es una de las más frecuentadas pues cuenta con sitios para disfrutar de los ríos. Son espacios públicos, por lo que no se cobra entrada. La arteria es de dos carriles y está en buen estado.

En los extremos de la vía Santo Domingo - Quevedo están los sitios turísticos de las comunidades tsáchilas. Ahí hay centros culturales para aprender sobre su vestimenta, historia, gastronomía y ritos. Los turistas pueden participar en simulaciones de curaciones ancestrales

En la ciudad se puede visitar el cerro Bombolí, que es un mirador de Santo Domingo. Ahí hay un templo de la Virgen del Cisne para los feligreses. También se puede hacer caminatas por los senderos de la elevación montañosa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (8)