Taxista informal fue sentenciado a cinco años de cár…
2,9 millones de pasajeros se desplazaron por aeropue…
Ejecutivo y Legislativo se enfrentan por designar al…
32 alcaldes del Austro buscan reelegirse
Se registran menos alianzas electorales debido al nú…
El Conservatorio agoniza, pero la música luacha por …
Cuatro periodistas murieron tras ataque armado en Ci…
Entrenador fue arrestado tras acosar sexualmente a u…

Los habitantes de Muisne recogieron 4 000 firmas para pedir la intervención del Gobierno en la isla

Las instalaciones del colegio Alfredo Pérez se deteriora en la isla de Muisne. Foto Cortesía

Las instalaciones del colegio Alfredo Pérez se deteriora en la isla de Muisne. Foto Cortesía

Las instalaciones del colegio Alfredo Pérez se deteriora en la isla de Muisne. Foto Cortesía

A casi cinco años del terremoto, los habitantes de Muisne se organizaron para pedir al gobierno del presidente de Lenín Moreno que construya infraestructura educativa en la isla de Muisne donde habitan cerca de 9 000 personas.

Esa petición la harán acompañada de 4 000 firmas de respaldo. Los isleños esperan desde hace dos años que cumpla el ofrecimiento de reconstruir las instalaciones de la antigua unidad educativa Alfredo Pérez Guerrero. La institución es emblemática para sus moradores. Actualmente solo quedan vestigios del lugar.

La infraestructura del antiguo edificio fue dañada el 16 de abril de 2016, tras el terremoto que afectó a las poblaciones de Chamanga y la zona no continental.

Los daños dieron paso a que la isla fuera declarada como zona de altísimo riesgo e inhabitable, mediante una resolución de la entonces Secretaría de Gestión Riesgos.

En el 2019, el presidente Moreno ofreció disculpas públicas a Muisne, por haber violado el derecho a la permanencia de sus habitantes a la isla y dijo que harían la intervención en obras como la educativa.

Gonzalo Ochoa, habitante de Muisne, explicó que si bien los niños no asisten a los establecimientos por la emergencia sanitara, el próximo año lo harán. Además, a la isla le faltan agua potable y sistema de alcantarillado sanitario.

En Muisne, más del 70% de la población depende del ecosistema del manglar. Las familias viven de la extracción de la concha, como en el barrio Santa Rosa, donde no han podido contar con casas nuevas después de perderlas en el terremoto.