El Reino Unido ofrece incentivos a los jóvenes para …
Las playas de Santa Elena registraron gran afluencia…
La construcción del hospital de Pedernales tiene un …
Un deslave dejó aislada a la parroquia Monte Olivo, …
Israel arranca la vacunación general a mayores de 60…
Desde este 1 de agosto de 2021 se puede acceder a be…
Italia inmuniza al 60% de su población de más de 12 años
La demanda para vacunarse en Manabí se mantuvo alta …

Inocar advierte la presencia de oleajes que coinciden con periodo de aguaje máximo

El Inocar prevé que para el 22 y 23 de febrero en la zona costera continental, el estado de mar tenga una intensidad entre moderado y ligeramente agitado. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El Inocar prevé que para el 22 y 23 de febrero en la zona costera continental, el estado de mar tenga una intensidad entre moderado y ligeramente agitado. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El Inocar prevé que para el 22 y 23 de febrero en la zona costera continental, el estado de mar tenga una intensidad entre moderado y ligeramente agitado. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Hasta el lunes 25 de febrero de 2019 arribarán trenes de olas provenientes del Pacífico norte y sur. En tanto, este sábado 23 de febrero del 2019 se prevé que concluya el periodo de aguaje máximo en las costas ecuatorianas.

Así lo informó el Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar). “Se prevé en la zona costera continental un estado de mar con intensidad entre moderado y ligeramente agitado para el 22 y 23 de febrero; posteriormente, el 24 y 25 las condiciones disminuirán ligeramente entre moderado y ligero. Para la zona costera insular su intensidad será entre moderado y ligero durante los cuatro días”, cita en un comunicado.

La entidad advirtió que el aguaje podría inundar algunas zonas costeras durante las pleamares (marea alta). Esto ocurrió la noche del pasado jueves 21, cuando el estero Salado ingresó a algunas calles y casas del Suburbio. También el río Daule cubrió un tramo de la avenida Benjamín Rosales, junto a la Terminal Terrestre.

El Inocar recalcó que este comportamiento del mar obedece a eventos astronómicos, debido a la atracción gravitacional del sol y de la luna sobre la Tierra.

El aguaje máximo podría generar oleajes con mayor energía en todo el borde costero y región insular, según explica el Inocar. Esto también aumenta el riesgo de daño en las construcciones cercanas al mar, así como desbordamientos, mayor transporte de sedimentos y generación de fuertes corrientes.