Inocar alerta de oleaje entre moderado y agitado en costas de Ecuador; 33 playas tienen bandera roja

En un mapa compartido por el Sngre, se observa que 33 playas a lo largo del país se encuentran con bandera roja. Foto: Archivo EL COMERCIO

En un mapa compartido por el Sngre, se observa que 33 playas a lo largo del país se encuentran con bandera roja. Foto: Archivo EL COMERCIO

El El Instituto Oceanográfico y Antártico de la Armada (Inocar) alertó este viernes 15 de enero de 2021 que durante “los próximos días” se pronostican oleajes provenientes del Pacífico Norte en las zonas costeras de Ecuador. 

Este oleaje se caracteriza por la presencia de ondas de largos periodos y además coincidirá con una fase de aguaje (del 13 al 16 de enero). 

Así, “se espera que el estado del mar en la zona costera continental se presente desde el 15 hasta el 17 de enero con una intensidad de ligeramente agitado a agitado, caracterizado por presencia de olas medias, altas, y aumento del nivel del mar”, asegura un comunicado divulgado por el Inocar

Desde el 18 de enero, la intensidad del oleaje pasará a ser moderada (olas ligeramente mayores a las normales).

En Galápagos (región insular), por otro lado, se espera que la intensidad sea entre ligeramente agitada y agitada, desde el viernes 15 hasta el sábado 16 de enero. Después, la intensidad pasará a moderada. 

En una publicación del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (Sngre), la entidad “solicita a la ciudadanía tomar medidas de autoprotección y mantenerse alejado de las orillas”.

En un mapa compartido por la institución, se observa que 33 playas a lo largo del país se encuentran con bandera roja. Otras cuatro tienen bandera amarilla

“Se recomienda tener precaución en todo el borde costero, principalmente en las playas con alineación noreste–suroeste; y zona norte-oeste de la región Insular, ya que estas condiciones influenciarán tanto en la variabilidad de las corrientes litorales, como en la intensidad del rompimiento de las olas y en el ascenso del nivel del mar sobre el talud costero, lo que puede afectar malecones y asentamientos cercanos al mar”, advierte el Inocar en su boletín.