Envíos de oro ascendieron a 12 toneladas
Madres interponen demandas por intercambio de bebés …
Las fiestas de Quito ‘saben’ mucho mejor en las ‘huecas’
Pico y placa en Quito: Restricciones para este viern…
Resumen de la jornada noticiosa de este 1 de diciembre
La protección de la Amazonía ecuatoriana requiere US…
Congreso de Perú admite a trámite nueva moción de de…
Ecuador reabre su oficina comercial en Canadá

Estudiantes ecuatorianos cuentan cómo es la situación en Rusia

Restos de un tanque militar durante la guerra entre Rusia y Ucrania. Foto: EFE

Alejandro Campos, Peter Guerrero y Jorge Cabezas son ciudadanos ecuatorianos que actualmente viven en Rusia. Llegaron al país europeo por motivos de estudio. Coinciden en que hay cierta tranquilidad en las ciudades que residen, pero indican que el principal problema es que la moneda rusa, el rublo, sigue bajando y eso afecta su economía. 

Campos vive en Ekaterimburgo, ciudad ubicada en el centro-oeste de Rusia. Es la cuarta ciudad más poblada del país. Estudia la carrera de Ingeniería en Software en la Universidad Federal de los Urales

Comenta que la situación en esa localidad es “tranquila”. Ekaterimburgo se encuentra alejada del límite con Ucrania, país con el que Rusia mantiene el conflicto bélico. La frontera más cercana a la urbe rusa es la de Kazajistán, al sur. 

“Hasta el momento no habido ningún inconveniente debido a la guerra. Lo que sí se han hecho son simulacros”, habrá uno a las 10:00 del 5 de octubre y sonarán las alarmas, describe.  

“Cuando hubo el anuncio de movilidad (reclutamiento para la guerra), mucha gente se alteró porque no se sabía nada del tema. Pero hubo un comunicado de la Universidad de que no iba a permitir que ningún estudiante, ruso o extranjero, se enliste en las filas”, aunque antes de eso hubo “caos”, expresa. 

Guerrero estudia Medicina en Krasnoyarsk, esta ciudad está más distante de Ucrania que Ekaterimburgo. Dice que no hay inconvenientes y las clases son presenciales, de forma normal. “No se ha visto ninguna movilización militar, pero siempre es recomendable tener nuestro pasaporte a mano”, reconoce.  

Cabezas también estudia Medicina, pero en Rostov del Don. Esta ciudad es fronteriza con Ucrania. El ambiente “es bastante tranquilo, no hay disturbios o quejas sobre las personas. Salir es como ver un día cualquiera, sobre eso está todo relativamente bien”, asegura. 

Se ha visto más de una vez militares en las calles de diversas zonas de Rostov, “espero o quiero creer que sea por protocolo y no por algún anuncio”, expresa. 

Conoce que hay disturbios en otras ciudades, “especialmente por la zona norte de Rusia, ahí mis compañeros rusos hablan sobre lo descontentos que están por la situación o bien la decisión de su Presidente”.  

Incremento de precios 

“Creo que el problema más grande es el de la economía porque el rublo está bajando mucho. Entonces se hace mucho más difícil comprar las cosas. No es que no haya alimentos, sino que valen más caro”, según Guerrero. Con esto coindice Cabezas.  

“Desde que llegué a Rusia (el rublo) solo ha ido bajando y bajando, me resulta mal pues necesito más dinero para abastecerme aquí”, relata el ecuatoriano que reside en Rostov del Don.  

El estudiante de Ingeniería en Software dice que se ha visto una subida de precios en productos como granos, carnes y aceites. “Han subido de 10 a 20 rublos, aproximadamente”. Compara que antes de la guerra con unos USD 200 se podía vivir “tranquilamente todo el mes”, pero con la depreciación del rublo se ha complicado vivir con menos de ese presupuesto. 

Otro problema que existe es para recibir o enviar dinero porque “los bancos de Rusia se encuentran sancionados. No podemos hacer transferencias internacionales o retirar dinero, en mi caso, con mi tarjeta del Banco de Pichincha”, relata Campos.  

Lo que hacen algunos estudiantes es recurrir a una plataforma denominada Binance para hacer el cambio de moneda, ya que “no se encuentra ninguna compañía que ayude al cambio de divisas a estudiantes extranjeros, de parte de Ecuador”, explica. 

Por otro lado, cuenta que hasta la fecha no ha tenido comunicación con ninguna autoridad o representante de Ecuador. Los comunicados relevantes los conoce a través de un grupo de estudiantes latinos. 

Las aerolíneas que ofrecen vuelos internacionales desde Rusia se encuentran saturadas y otra opción para salir del país al interior por tren y en algún vuelo hacia Kazajistán, “pero hay estudiantes que no tienen ese presupuesto para una emergencia. Yo sí creería que Ecuador debe planificar un vuelo humanitario, en caso de una emergencia y sea necesario salir del país”, opina.  

De momento, el joven ha decidido permanecer en Rusia para no perder el tiempo que ha invertido en tres semestres. 

Guerrero también es de la idea de que “este vigente un vuelo humanitario”. Esto con el fin de que “al momento de que pase algo, Ecuador reaccione rápido y nos pueda ayudar. Todo sucede muy rápido y después va a ser complicado salir sin tener antes una previa ayuda”, sugiere.  

Indica que varias empresas del exterior, reconocidas, han salido de Rusia, pero su primera opción es quedarse por sus estudios. 

Mientras tanto, desde la Cancillería de Ecuador informan que no se ha considerado la posibilidad de un vuelo humanitario como algo inminente o necesario. Esa decisión se tomaría en la sala de crisis si la situación lo amerita, sostiene la institución gubernamental. 


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News