3 de October de 2011 00:05

Edwin Naula: ‘Hemos sido eficientes y drásticos para conservar este patrimonio’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

¿Cuál es la cadena de repercusiones que provoca la inmigración a Galápagos, a pesar de controles?

Cualquier actividad humana en el planeta genera impactos. Lo que tenemos que hacer es compensar, minimizar esos impactos. En Galápagos, el 97% de territorio terrestre es zona protegida, y el 3% restante está destinado a zonas urbanas. El 100% del mar es área protegida. En la parte habitada, que es mínima, es donde se generan los principales problemas, como los desechos, el consumo de energía, la demanda de recursos, especies invasivas, etc.

Pero el aislamiento de las islas, que protegía su patrimonio, se ha ido perdiendo.

Si la dinámica entre el continente y Galápagos se incrementa, en personas, vuelos... el nivel de aislamiento se va perdiendo, y el riesgo aumenta. Pero es inevitable, no podemos encapsularnos.

En la actualidad ¿hay más o menos impacto?

Históricamente está probado que el mayor daño se produjo entre los siglos XVIII y XX. 500 000 tortugas terrestres se extrajeron en época de los balleneros. Antes de 1998 la pesca industrial estaba permitida, había captura indiscriminada de las especies.

¿Cuál es el estado de la conservación de las islas?

El 95% de la biodiversidad conocida tiene buen estado de salud en Galápagos, que es el archipiélago volcánico con especies únicas mejor conservado del planeta. Por ese manejo es que el 2009 nos sacaron de la lista de patrimonios en peligro. Hemos sido eficientes y drásticos para garantizar su sostenibilidad.

Pero la inmigración es una amenaza inminente. En Puerto Ayora hay mucha construcción informal.

La Ley crea el marco para la conservación. Es necesario fortalecer las instituciones, en estos casos a los municipios para regular el uso del suelo y las construcciones. El tema de calificación de residentes se politizó desde el 2003, hay una brecha de 5 000 residencias otorgadas de forma ilegal. Se hizo un reglamento para la calificación y el control de residencias, para el ingreso de vehículos; estamos construyendo un modelo.

¿Qué pasa con el ingreso progresivo de los turistas?

Necesitamos que los turistas tengan un perfil de ecoturistas y no tanto de aventura, que llegan por poco tiempo. En las reformas a la Ley de Galápagos, precisamente se está buscando que el turismo sea selectivo, pero no solo porque tienen más capacidad adquisitiva, sino porque queremos un turista que se interese por la problemática de la conservación.

¿Cómo piensan estimular esa permanencia?

Cambiamos el itinerario de las embarcaciones, antes eran de tres y cuatro días, hoy buscamos que se queden, al menos, por una semana. En la nueva ley se crean incentivos para esos turistas.

¿Cómo se está controlando el impacto por la llegada creciente de turistas?

Controlamos y regulamos el uso de sitios de visita de los turistas. Tenemos 70 sitios, con cargas de visitantes distintas. Hay sitios que tienen menor carga, otros menos frágiles con más carga. Lo que me determina cuántos turistas puedo mantener en Galápagos es la capacidad de alojamiento en barcos y hoteles. Además, la capacidad de sostenimiento de las poblaciones frente a los visitantes: cuánta agua puedo producir, energía, cuántos desechos puedo tratar y manejar.

¿Y la alternativa de poner límites al ingreso?

Se hizo antes y no funcionó. Hoy hemos congelado el número de camas disponibles en los hoteles de los poblados y de las plazas en los barcos. Así aseguramos el sostenimiento de la actividad turística. Hasta ahora estamos bien. La tendencia es reorientarnos hacia un manejo de sostenibilidad. A propósito, es indispensable aclarar una declaración del presidente de Metropolitan Touring, Roque Sevilla, quien considera que con 200 000 turistas Galápagos estaría dentro de una línea de equilibrio y que 400 000 ya es un síntoma de colapso. ¿Cuál es el método de cálculo? De lo que conocemos, él siempre ha sido un firme defensor de la capacidad de carga, en la que por un lado se hablaba de poner un límite, pero por otro lado, su negocio en Galápagos seguía creciendo...

HOJA DE VIDA
Edwin Naula


Su experiencia. Es biólogo y ha sido guía naturalista. Fue Jefe de la Oficina Técnica San Cristóbal del Parque Nacional Galápagos.
Su punto de vista. Hay que minimizar los impactos de la actividad humana en el archipiélago, a través de la regulación especial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)