Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Ecuatorianos esperan horas para sacar dinero por primera vez tras terremoto

En Manta, las personas realizan largas filas para acceder a los cajeros automáticos y retirar el dinero que les servirá para comprar provisiones, después del terremoto. Foto: EFE

En Manta, las personas realizan largas filas para acceder a los cajeros automáticos y retirar el dinero que les servirá para comprar provisiones, después del terremoto. Foto: EFE

En Manta, las personas realizan largas filas para acceder a los cajeros automáticos y retirar el dinero que les servirá para comprar provisiones, después del terremoto. Foto: EFE

Decenas de ecuatorianos esperan durante horas en Manta para sacar dinero por primera vez desde el terremoto del sábado 16 de abril, que dejó sin servicio los cajeros y como consecuencia obligó a los ciudadanos a sobrevivir con lo que tenían en el bolsillo cuando tembló la tierra.

La reactivación de los cajeros, avisada por la prensa, ha supuesto hoy 22 de abril del 2016 un inmenso alivio para centenares de mantenses, que desde primera hora hacen fila ante los bancos situados frente a la playa.

Son en su mayoría mujeres que ven ahora la oportunidad de contar con efectivo para comprar comida y agua, encarecidas hasta en cinco veces su valor tras la tragedia y escasas ante el cierre de los pequeños comercios.

Para Aura Quiroz, que espera en la fila en compañía de su vecina Caterina Macías, el objetivo es sacar una fuerte suma que garantice la superviviencia de su familia, compuesta por cinco miembros, en caso de que los cajeros vuelvan a queda inoperantes. “He venido a sacar los USD 150 que mi esposo tiene de su sueldo“, explica a Efe mientras la fila avanza.

Cuando sobrevino el terremoto de magnitud 7,8, Quiroz tenía veinte dólares, una cantidad que se agotó en las primeras horas, tras las cuales se han alimentado de latas que quedaban en la despensa y de alguna ayuda que les han prestado sus vecinos.

Su plan es que el dinero que obtenga del cajero se convierta “en un guardadito” para aguantar el mayor tiempo posible hasta que regrese la normalidad.

Macías, por su parte, viene a recoger una donación de USD 100 que le ha girado al banco una iglesia evangélica de Costa Rica, con la que espera conseguir alimentos.

Ambas aseguran que los paquetes de ayuda alimentaria que reparten cada día las autoridades no llegan hasta su barrio, algo alejado de la zona hotelera de Tarqui, el sector más golpeado por el terremoto.