Matan a 9 personas, entre ellas dos policías que apa…
La gastronomía manabita se promocionará en 31 restaurantes
Gerente de Epmaps insiste en que la Contraloría no d…
Pablo Celi seguirá detenido en la Cárcel 4; juez neg…
Fiscalía formulará cargos contra la exvicepresidenta…
Corte Interamericana de Derechos Humanos falla en co…
La cantidad de contagios baja en un 31% en la provin…
La fiscal general, Diana Salazar, habla sobre su ges…

Un fuerte aguacero inundó ciudadelas y provocó la caída de una casa al norte de Guayaquil

Un fuerte aguacero se produjo en Guayaquil el viernes 3 de febrero y provocó inundaciones en algunas cuidadelas. Foto: Alexander García/ EL COMERCIO

Un fuerte aguacero se produjo en Guayaquil el viernes 3 de febrero y provocó inundaciones en algunas cuidadelas. Foto: Alexander García/ EL COMERCIO

Un aguacero de cerca de tres horas inundó sectores de Guayaquil como las ciudadelas Las Orquídeas y Samanes 1, en el norte de la urbe, la noche del viernes 3 de febrero de 2017.

En barrios como Sauces 9 y Guayacanes también se reportaron calles y sectores inundados. Además, el sistema de atención de emergencias Ecu 911 reportó el colapso de una casa en la Cooperativa Las Delicias, cerca al mercado de la Ladrillera, noroeste de la urbe.

Alrededor de las 20:45 el caudal del agua rebosó la capacidad del muro de contención del canal de aguas lluvias que rodea a Las Orquídeas, provocando que las calles se convirtieran en arroyos de agua turbia, con palizada y basura.

A pesar de las condiciones de marea baja -a las 19:13 de este viernes altura era de 0.27 metros en el río Guayas, según el Inocar-, el agua alcanzó más de 60 centímetros en las calles, provocó la avería de automotores e ingreso a las casas más bajas.

La inundación llegó junto a un olor malsano. En las calles de Las Orquídeas se observó a vecinos caminando con el agua arriba de las rodillas.

A las 21:00 el aguacero había terminado, pero se teme por la
reanudación de las lluvias, pues a las 00:34 de este sábado 4 de febrero habrá marea alta (4.29 metros de altura, según la fluctuación del Inocar), lo que dificultaría el desfogue y la disminución del nivel de las aguas empozadas.

El aguacero dificultó además la movilidad de la ciudad, provocando atascos y embotellamientos, con retrasos de más de una hora en la duración de los trayectos, según estimaciones de Google Maps y quejas de los usuarios de redes sociales.