16 de January de 2012 10:21

En Cuenca se fijaron sanciones a fumadores

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En el portal de una pequeña tienda del Centro Histórico de Cuenca una hoja de papel bond llama la atención. Allí se  anuncia  que está prohibido fumar en ese espacio.

Su dueña,  Piedad Vélez, dice que su barrio está lleno de bares y discotecas, por esos sus clientes tenían la  costumbre de comprar un cigarrillo y prenderlo en el portal de su tienda.  “Estaba cansada del humo del tabaco y los problemas que me ocasionaban”.

Esas afectaciones  preocupan a la Fundación Ecuatoriana de Salud Respiratoria (Fesar). Desde el 2010 realizan un estudio para conocer los niveles y  la presencia del humo del tabaco.

En noviembre pasado,  Fesar junto y Rosweal Park hizo un estudio. Se realizó a través de un equipo llamado Sidepack. Es un  pequeño  dispositivo  que  marca los niveles de contaminación e incluye una manguera,  que mide las partículas de humo.

 Ese estudio determinó que de los 15 lugares públicos monitoreados solo dos  están en  el rango peligroso. Uno es un  local donde se ofrecen las pipas que  contienen tabaco.  A Verónica Quelal, vocera  de Fesar, le  preocupa  porque la mayoría de clientes es  menor de edad. También encontraron  un alto grado de contaminación en un bar-karaoke. No especifica los nombres.

Mientras que otros ocho sitios como instituciones públicas, hospitales, restaurantes y bares    que tienen niveles de contaminación menores, pero no aceptables. Cumplen con la regulación,   las personas fuman en la vereda o junto a la puerta de acceso, pero el humo  ingresa y  contamina.

Pese a todo, los niveles de contaminación disminuyeron en la capital azuaya en relación al 2010, según datos de Fesar. En ese año  los resultados indicaban que 11 de los 17 espacios monitoreados tenían  niveles peligrosos.

Con ese criterio coincide el director del Consejo Municipal de Salud, Patricio Luzuriaga, al señalar que hace dos años la situación era crítica porque la población no tenía un nivel de conciencia  sobre la importancia de que existan espacios libres de humo.

El 23 de junio  pasado, Cuenca fue declarada libre de humo.  Luzuriaga dice que la contaminación disminuyó  a través de procesos de capacitación y talleres con los dueños de bares, restaurantes, estudiantes, entre otros.

Además,  1264 locales fueron  señalizados para informar que está prohibido fumar en espacios públicos de lo contrario serán sancionados con las multas que establece  la ordenanza. Se aplican desde el lunes pasado y aún  no  hay sancionados.

En los negocios de la capital azuaya se observa una serie de letreros azules con letras blancas o rojos que alertan la prohibición de fumar. Además, existen trípticos que informan sobre la multas en caso de  infringir  la Ley.

El presidente de la Asociación de Hoteleros del Azuay, Hernán Hernández, dice que toda medida que ayude al bienestar de la población es positiva porque se cuida la salud. Sin embargo, considera que   es necesario abrir un diálogo porque también se debe respetar a las personas que fuman y se debe destinar una zona para que ellos puedan hacerlo.

Según Rocío Vaca, directora deFesar, es positivo y beneficioso que ciudades como Cuenca y  San Miguel de Urcuqui  tengan ordenanzas  que fijen la existencia de espacios libres de humo. “Tienen la ventaja de contar con un reglamento que establece  controles, lo que no pasa  en el resto del país”.

Vaca pone como ejemplo   a Quito. Según ella, pese a que  la Asamblea aprobó una Ley, los espacios públicos siguen contaminados por el tabaco. “Es necesario que la población tome conciencia de los daños que causa el tabaco. Los registros médicos indican que el tabaco es la causa del 90% de los casos de cáncer de pulmón”.

Un estudio del investigador  Mario Virgolini determinó que el consumo de tabaco en el país  causa  la  muerte de 2 800 personas al  año y 3100 si se incluye la exposición al humo de tabaco.

Punto de vista: Édgar Becerra/ Oncólogo

 Los daños que ocasiona el tabaco son graves, porque tiene 250 sustancias que afectan a la  salud.  Las personas que están en espacios cerrados y fuman de manera pasiva o conviven con fumadores  también son afectadas por el humo.

Están propensos a enfermedades respiratorias y  a crisis de asma. Mientras los  fumadores están en riesgo contraer  cáncer al pulmón, garganta, lengua… El   tabaco también disminuye la  libido sexual y existen trastornos relacionado al sexo.

Por ello es importante que se respeten los espacios libres de humo y que no se afecte a las personas que no fuman. En muchas ocasiones  los niños y mujeres son los más afectados.

La actual norma  contribuye a cuidar la salud y por ende a mejorar la calidad de vida. La concienciación   es importante.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)