20 de August de 2012 14:06

Los comuneros de Tungurahua aprenden a cuidar sus páramos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Conseguir agua para regar los sembríos y para beber, en Tungurahua no depende solo de los nevados que le rodean como el Carihuayrazo y el Chimborazo. La población de esta provincia se abastece de los páramos andinos que circundan a los cantones tungurahuenses.

Las montañas del noroccidente y sur de Ambato presentan una cobertura vegetal esponjosa, que los indígenas la denominan Tumbuso. Los técnicos prefieren llamarla almohadilla.

Cuando se camina por estos fríos parajes, parece que se desplazara sobre en una gigantesca esponja húmeda. A cada paso, los pies se hunden en esta extensa alfombra verde cubierta de este tipo de vegetación andina.

Para el guardabosques nativo, José Antonio Sisalema, el tumbuso retiene el agua. En tiempo de sequía, esa planta le devuelve a la naturaleza, a través de la evaporización, el líquido con las precipitaciones pluviales en la zona.

Sisalema cuenta que el tumbuso estuvo a punto de desparecer, porque los habitantes de esas localidades pastaban el ganado en los páramos. “Las reses se alimentan de esa planta y además sus patas destruyen esa planta que se desmembra con el peso de animales y de personas”.

Con el propósito de conservar los páramos y garantizar el agua para los habitantes, la Prefectura de Tungurahua creó el programa de Fondo Páramos. Paralelamente se instituyó un fideicomiso, firmado entre varias instituciones locales aportantes que sumaron USD 1,5 millones.

Para la implementación del plan se necesitó la participación comunitaria. Se nombraron promotores y guardabosques, quienes salieron de las comunidades. Una de ellas es María Baltazara Chango.

Ella cuenta que no fue fácil convencer a los habitantes rurales sobre los beneficios de cuidar los páramos. “Pensaban que los técnicos querían apropiarse de las montañas en las que criaban su ganado”.

Chango relata que una vez que los comuneros accedieron a no criar reses en los páramos fue necesario darles una alternativa. Se les entregó 35vacas que pueden ser pastoreadas en la parte baja de las montañas. Para eso se implementó un programa de pastos. También se les dotó de animales menores (cuyes).
El año anterior, 30 comuneros recibieron 10 hembras y un macho. En el 2012 fueron 67 beneficiarios con la misma cantidad. Los campesinos pertenecen a Pasa, Punguloma, Pucaucho, Lirio, Tiliví, Cuatro Esquinas entre otros caseríos.

El Fondo Páramos es parte del Parlamento Agua que está inmerso en el Nuevo Modelo de Gestión de la prefectura local. Según Óscar Rojas, coordinador de este programa, en la actualidad hay 10 planes de manejo de páramos con una superficie de 30 000 hectáreas y 2 124 beneficiarios.

Al sur de la provincia se implementó un programa similar. En días pasados, Rojas recorrió por los páramos de Sachahuaico, en el cantón Mocha. Estuvo acompañado de Elsa Guerrero, ex dirigente de la Junta de Aguas.

Ella no ocultó su felicidad por la recuperación de la almohadilla al igual que el árbol de Piquil y la allupalla que es similar a la cabuya. Otra variedad es el cacho de venado, una pequeña planta rojiza que es de zonas frías.

Otro proyecto para la preservación de 40 000 hectáreas de páramos puso en marcha la Unión de Movimientos Indígenas de Tungurahua (UMIT). El plan beneficiará a 1 500 familias de ocho organizaciones campesinas.







Punto de vista
Amado Martínez / Ing. forestal
‘Conservamos el páramo para hoy y el futuro’

En Tungurahua, muy poco se cuenta con agua de los glaciares. Por esa razón trabajamos en su conservación. Tenemos el apoyo del Fondo de Páramos para los programas alternativos para los habitantes.


Es un trabajo de hormiga. La labor más importante es de la comunidad. Tenemos un promedio de 200 litros por segundo. Abastecemos a una minicentral hidroeléctrica de 10 kilovatios.


La venta de energía al Sistema Nacional Interconectado les genera a las comunidades USD 165 000 por año. Esos recursos se usan en los proyectos productivos. Entregamos agua para Ambato.


 La principal labor la hemos dirigido a los usuarios de páramo y la colaboración de los promotores comunitarios. Si no se trabaja en la conservación de los páramos, en los próximos años tendremos problemas de abastecimiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)