Asalto tipo sacapintas se produjo en parqueadero de …
400 personas fueron vacunadas en San Mateo, parroqui…
EE.UU. dice que varios países, entre ellos Ecuador, …
Muere de covid-19 uno de los detenidos por la desapa…
Creadores de Sputnik V dicen que su vacuna es eficaz…
Mujer muere calcinada tras choque entre motos
El desalojo de limpiadores de parabrisas comenzó en …
Esposa de Mauricio Álvarez, deportista atropellado: …

Alcalde del cantón manabita de Santa Ana falleció; pobladores acudieron masivamente a misa fúnebre

Un luto de tres días se dispuso en el cantón manabita de Santa Ana, tras el fallecimiento del alcalde Ramón Mieles. Foto: El Diario (Manabí)

Un luto de tres días se dispuso en el cantón manabita de Santa Ana, tras el fallecimiento del alcalde Ramón Mieles. Foto: El Diario (Manabí)

Un luto de tres días se dispuso en el cantón manabita de Santa Ana, tras el fallecimiento del alcalde Ramón Mieles. Foto: El Diario (Manabí)

El cantón manabita de Santa Ana guardará tres días de luto por la muerte de su alcalde Ramón Mieles, registrado la madrugada del domingo 31 de mayo de 2020.

El Municipio de Santa Ana informó que además la Bandera local será izada hasta media asta en señal de duelo.

La muerte de Mieles fue confirmada en horas de la mañana por Orlando García, vicealcalde de esa jurisdicción.

El cadáver del Alcalde fue trasladado desde Portoviejo, donde estaba hospitalizado desde hace más de 15 días, a su natal Santa Ana, sin que se detallaran sus dolencias.

El estado de salud de Mieles despertó las alarmas porque el funcionario se había mantenido al margen de las funciones en el contexto de la pandemia, incluso delegó la presidencia del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal al vicealcalde García y luego al concejal Daniel Cerón.

Tras la llegada del féretro, que fue escoltado por vehículos con familiares y amigos, los habitantes mostraron su dolor y realizaron carteles, con frases como “Por siempre y para siempre quedarás en nuestros corazones”. Además, decenas de personas salieron a las calles para despedirlo.

Los residentes acudieron a la iglesia local, donde se realizó una capilla ardiente, pese a que están prohibidas las aglomeraciones por la emergencia sanitaria ante la propagación del covid-19.