Comunidades indígenas marcharon en Puyo para apoyar …
Volquetas y autos amarillos complicaron el tránsito en Quito
Cuenca: 10 días con falta de gas de uso doméstico
Localizan al menos 40 migrantes fallecidos dentro de…
Se reinstalará nueva mesa de diálogo; Gobierno no ac…
Calma en la Universidad Central en el día 15 de movi…
¿Cuál es la importancia de la vía Calacalí?
Momentos de tensión se vivieron en los exteriores de…

El aceite es el ícono de la inflación en el país

La producción local de aceite de palma se vio también reducida por la aparición de la plaga del cogollo. Foto: El Comercio

El incremento de precios de distintos productos alimenticios impulsa a que las familias reorganicen sus presupuestos. Una alternativa de ahorro es planificar las compras y consumir ingredientes locales.

La inflación mensual en abril de este 2022, respecto de marzo pasado, fue de 0,59%. Mientras que la anual, respecto del cuarto mes de 2021, alcanzó el 2,89%. Se trata del índice más alto del último año.

No obstante, el Gobierno señala que la presión inflacionaria, derivada del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, está contenida. Este mes, el ministro de Economía y Finanzas, Simón Cueva, aseguró que esto se debe a las decisiones de política económica adoptadas y “al manejo fiscal serio”.

De todas formas, el rubro alimentos fue el segundo de mayor incidencia en la inflación de abril.

Aceite de cocina, al alza

Dentro de este grupo, el aceite vegetal fue el que más empujó la elevación de precios. Los compradores sienten el incremento desde hace seis meses en este insumo esencial en la cocina.

Daniela Zapata, que visita cada 15 días el mercado Central en Quito, para hacer las compras de su casa, dijo que ahora usa menos aceite en la comida por los altos precios.

Al igual que otros usuarios, la consumidora decidió cambiar de marca para buscar el precio más barato. También ha optado por llevar aceites más pequeños. Todo esto con el objetivo de que le alcance el presupuesto de compras.

Los vendedores también están preocupados con estos incrementos. Marcela Morales, quien trabaja en el interior del mercado Central, refiere que el precio del aceite ha subido alrededor de USD 1,20. Por ahora, dice que mantiene los valores de un lote, ya que aún no se le terminan esos productos. Pero agregó que los proveedores ya le adelantaron que el aceite de girasol pasará de USD 4,20 a USD 6, en la próxima entrega.

¿Cómo cuidar el presupuesto familiar en medio del incremento de precios?

Según los expertos, existen opciones para mantener el presupuesto familiar ante los incrementos de precios registrados, principalmente en los alimentos.

Bertha Romero, especialista en finanzas personales del programa Tus Finanzas, señala que es importante que los hogares hagan una revisión de su presupuesto mensual. Esto implica analizar los ingresos y gastos de cada mes.

Si el monto destinado para alimentación se ha incrementado, la experta recomienda que se evalúen los gastos que no son necesarios y constantes, como salidas de diversión o comidas fuera de casa. Esto con el fin de que esos recursos se trasladen a los egresos extras que se registran ahora.

En caso de que no se puedan hacer recortes en los gastos generales, hay alternativas para optimizar el presupuesto destinado a alimentación. Jorge Cadena, couch y asesor financiero, señala que se puede optar por comprar productos locales. Los insumos importados ahora son más costosos, por la inflación y la crisis logística.

También hay diferencias según el lugar donde se realiza la compra de ciertos ítems. Por ejemplo, Cadena recomienda adquirir frutas y vegetales en bodegas o mercados; en los supermercados pueden ser más caros por los empaques.
Es fundamental que, en cualquier caso, las personas planifiquen sus compras de alimentos de forma semanal para calcular su presupuesto y mantenerse en él.

La especialista Bertha Romero también aconseja que las familias se reúnan y hagan compras al por mayor, porque así se pueden conseguir menores precios.

Además, se puede buscar opciones para consumir ciertos productos en menor cantidad . En vez de freír los alimentos se los puede cocinar u hornear, así se evita el gasto de aceite. Además, esto influirá a largo plazo en la adopción de hábitos saludables, que al final representarán menos gastos de salud, acota Jorge Cadena.