Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…
Virtualidad afectó a negocios aledaños a las universidades
Gobierno espera firmar en agosto acuerdo con el FMI
Las personas con albinismo luchan contra burlas y pr…
El Gabinete presidencial junta a tres generaciones
Alexandra Vela: ‘El encuentro es bueno, pero no es u…

Los personajes de la Mama Negra homenajearon a la Virgen de La Merced, en Latacunga

Los personajes de la Mama Negra al ritmo de las bandas de pueblo cabalgaron por las angostas calles de la urbe en honor a la Virgen de La Merced. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Los personajes de la Mama Negra al ritmo de las bandas de pueblo cabalgaron por las angostas calles de la urbe en honor a la Virgen de La Merced. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Los personajes de la Mama Negra al ritmo de las bandas de pueblo cabalgaron por las angostas calles de la urbe en honor a la Virgen de La Merced. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Los comerciantes, trabajadores y autoridades de la ciudad de Latacunga, en la provincia de Cotopaxi, renovaron sus compromisos de devoción con la Virgen de La Merced. Ellos participaron del acto litúrgico, en honor a la imagen, fue presidido por los sacerdotes de la Comunidad Mercedaria y el obispo de Latacunga, Mauricio Paz, este martes 24 de septiembre del 2019.

Al finalizar la eucaristía se dio paso a la cabalgata de la Mama Negra. Al ritmo de las bandas de pueblo cabalgaron por las angostas calles de la urbe en honor a la Virgen de La Merced. Un grupo de loeros y cholas acompañó al principal personaje de esta celebración en su trayecto.

“Viva la Virgen de Las Mercedes”, “viva nuestra Patrona y protectora”, fueron algunos consignas de sus fieles a su paso. Los latacungueños y visitantes, que se apostaron en las veredas y balcones de la ciudad, respondieron con un fuerte “viva”.

Los personajes de la Mama Negra al ritmo de las bandas de pueblo cabalgaron por las angostas calles de la urbe en honor a la Virgen de La Merced. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

“Este es un homenaje por todas las cosas que me brinda la Virgen en mi trabajo y en mi familia. Estoy muy agradecido por todas las bendiciones que derrama sobre mí”, dijo Alfredo Jácome, uno de los devotos.

Los dirigentes de la Asociación de Devotos y Comerciantes de la Virgen de La Merced detallaron que en el desfile participaron 43 bandas de pueblo, danzas y ashangueros. Las comparsas recorrieron las calles Napo, Oriente, Quijano y Ordóñez, Luis Fernando Vivero y Guayaquil.

Los personajes de la Mama Negra al ritmo de las bandas de pueblo cabalgaron por las angostas calles de la urbe en honor a la Virgen de La Merced. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

El desfile continuó por las calles Hermanas Pazmiño, Félix Valencia, Amazonas, Guayaquil y Juan Abel Echeverría. La cabalgata finalizó en los exteriores de la iglesia de La Merced.

Marisela Taco se vistió de chola para participar en la cabalgata. La joven vestía una amplia falda negra adornada con varias cintas de colores y una blusa bordada de color blanco. El atuendo se completó con una chalina azul donde se encontraba bordada la imagen de la Virgen de La Merced y el nombre de la Mama Negra. “Nuestra Patrona nos brinda salud y bendice a mi hijo y a mi familia. Estoy muy agradecida con ella”.

Los personajes de la Mama Negra al ritmo de las bandas de pueblo cabalgaron por las angostas calles de la urbe en honor a la Virgen de La Merced. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

También desfilaron el Ángel de la Estrella, El Capitán y El Abanderado. Otros personajes que acompañaron fueron los loeros, los huacos, los capariches…

La próxima salida de la Mama Negra a las calles de Latacunga será el 9 de noviembre. La cabalgata es parte de los actos conmemorativos de independencia de la ciudad y es organizada por el Municipio.

Los personajes de la Mama Negra al ritmo de las bandas de pueblo cabalgaron por las angostas calles de la urbe en honor a la Virgen de La Merced. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO