12 de September de 2009 00:00

Ecuador no participó en supuesto caso de soborno: Correa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Quito, Reuters

El presidente Rafael Correa dijo el sábado que su Gobierno no tuvo un rol en el supuesto soborno ligado a una demanda de 27.000 millones de dólares por daños medioambientales en contra de la petrolera estadounidense Chevron Corp.

El juez que estaba viendo el caso, Juan Nuñez, se excusó de seguir en el caso días después de que Chevron entregó a autoridades ecuatorianas y estadounidenses una cinta de vídeo grabada secretamente en la cual el magistrado habla de fallar en contra de la petrolera más adelante en el año. La empresa acusa al Gobierno de intervenir en el caso.

Chevron  dijo que el vídeo, publicado en el sitio de internet YouTube, http://www.youtube.com/texacoecuador, muestra a un hombre en otra reunión, identificándose como representante del partido de Gobierno ecuatoriano y discutiendo un soborno de 3 millones de dólares para contratos, de los cuales Nuñez recibiría un tercio. Nuñez niega cualquier mal proceder.

Chevron dijo que los encuentros fueron grabados sin su conocimiento con cámaras secretas colocadas en un reloj y en un lapicero. La firma dice que los dos hombres que grabaron las cintas no explicaron por qué lo hicieron. "La empresa esta desesperada. Si alguien se reunió en nombre del Gobierno, no los conocemos", expresó.

Correa, de tendencia socialista, ha mantenido una línea dura contra los inversores privados, insistiendo en que las empresas petroleras renegocien los contratos para poder ampliar el control del estado sobre los recursos naturales de Ecuador. Chevron se ha quejado de la interferencia del Gobierno en el caso, de 16 años de antigüedad, en el que las comunidades indígenas han acusado a Texaco, comprada por Chevron el 2001, de dañar el medioambiente y su salud al operar con sus instalaciones de procesamiento de petróleo. Correa apoya a los demandantes, que acusan a Texaco de arrojar miles de millones de galones de agua contaminada en la jungla por más de dos décadas antes que la empresa se fuera de Ecuador, a comienzos de la década de los noventas.

El caso es tratado en un nuevo documental llamado "Crudo", que muestra a los pobladores viviendo al lado de arroyos manchados de petróleo y lavando ropa en aguas contaminadas. Una escena muestra a un recién nacido cubierto de la cabeza a los pies de erupciones cutáneas. Otras tomas presentan entrevistas con personas que dicen que quienes usan el agua o viven cerca de ésta son propensos a desarrollar cáncer y otras dolencias. "Claro que quiero que ganen nuestros compañeros indígenas", dijo Correa el sábado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)