17 de diciembre de 2019 00:00

Ecuador mejorará controles para envío de banano a Rusia

El sector bananero este año ha tenido que reforzar los controles fitosanitarios para evitar el ingreso del Fusarium. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El sector bananero este año ha tenido que reforzar los controles fitosanitarios para evitar el ingreso del Fusarium. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Priscila Alvarado

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El sector bananero enfrenta su último reto del 2019. Tiene que desvirtuar la presencia de la mosca jorobada en la fruta, ante la advertencia de Rusia de restringir el ingreso de la fruta ecuatoriana.

La Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad) tenía previsto enviar hasta la tarde de ayer un informe a las autoridades rusas. El objetivo es demostrar que el insecto no es endémico en Ecuador y que se aplican controles fitosanitarios y de trazabilidad a toda la cadena productiva del banano.

El país exporta al año más de 300 millones de cajas de banano, a más de 85 destinos, y todas cumplen con esas exigencias, explica Patricio Almeida, director de Agrocalidad.

Rusia es el segundo destino en monto de envíos, con 61,5 millones de cajas, después de la Unión Europea (UE), con 81,9 millones, según la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE).

Por tratarse de uno de los mercados de mayor importancia, se han reforzado los controles en puertos y se trabaja en una estrategia entre los sectores público y privado.

Ecuador mejorará controles para envío de banano a Rusia

Agrocalidad analiza incluir como parte del protocolo de exportación una limpieza profunda en contenedores y un enmallado en las cajas para evitar el ingreso de insectos.

El Servicio de Control Veterinario y Fitozoosanitario de Rusia informó a Ecuador, a inicios de este mes, que la presencia de la mosca es objeto de cuarentena en los países miembros de la Unión Económica Euroasiática (UEE). Por esta razón, las leyes rusas restringen la entrada de productos infectados al país.

Agrocalidad expidió un documento, el 1 de diciembre, para reafirmar que esta no es una plaga asociada al cultivo de banano en ninguna de sus etapas, sino que puede tratarse “de una contaminación cruzada”.

Superar esta barrera fitosanitaria es clave en el mercado ruso, que de enero a octubre de este año registró una caída en las ventas de 3,24%, en relación con igual periodo del 2018.

Otro tema que ha significado un desafío para el sector este año, ha sido sortear el ingreso al país del hongo Fusarium Raza 4, que fue detectado en Colombia, en agosto pasado.

En julio se encendieron las alertas en América, cuando se conoció de la sospecha del hongo en el vecino país.

La plaga obligó a Ecuador a activar protocolos de bioseguridad y contención para evitar que traspasara las fronteras un mal que destruye plantaciones en otras partes del mundo.

La alerta representó un cambio total dentro del sector. Las fincas implementaron estructuras para la desinfección de vehículos y calzado como parte de la aplicación de Buenas Prácticas Agropecuarias para excluir la peligrosa plaga.

A pesar de las amenazas en este año, las exportaciones de banano crecieron 1,4% entre enero y octubre, en relación con la misma etapa del 2018. Eso equivale a que se enviaron 293,5 millones de cajas, aunque en octubre se sintió el impacto negativo del paro de 11 días.

Las ventas a Rusia y a la UE, que concentran el 48,87% de las exportaciones, registraron una caída este 2019. Los envíos al mercado europeo bajaron 15% (ver infografía).

Raúl Villacrés, director (e) del gremio, dijo que las cifras a septiembre del 2019, divulgadas por Eurostat, indican que la importación de banano

ha bajado en 1% respecto del mismo periodo del 2018. Eso significa “un techo en la demanda”, en países como Italia, Alemania, Bélgica y Polonia.

“El consumidor europeo se ve atraído por frutas exóticas y mejores precios”. En Rusia, en cambio, donde Ecuador abastece el 96% de la fruta, la caída en las ventas se debe al aumento en la producción de manzanas, de alto consumo local.

Richard Salazar, presidente de Acorbanec, explicó que la UE presiona a sus proveedores a ofrecer banano más barato. “Países centroamericanos (sobre todo Guatemala) reaccionaron ante la recuperación de mercado que tuvo Ecuador por el Acuerdo Comercial del 2016 y disminuyeron precios, quitando mercado”.

Las ventas, en cambio, encontró nichos de crecimiento. Oriente Medio se convirtió en una opción para productores y exportadores. Representó, hasta octubre, el 15,11% de participación, según AEBE.

El volumen enviado fue de 44,3 millones de cajas, superior a la alcanzada en igual período del 2018. Turquía, Arabia Saudita, Iraq, Emiratos Árabes, Irán y Catar son algunos de los países en donde se ha colocado la fruta. Estos destinos, junto con Asia Oriental, absorbieron el banano que no se colocó en la Unión Europea.

La empresa ExtraBan, por ejemplo, exporta a estos países desde hace cinco años. Luis Bayas, coordinador comercial de la firma, dijo que semanalmente envían 400 000 cajas.

La empresa Agzulasa también ha optado por diversificar su mercado con estos destinos.

Marianela Ubilla, representante de la exportadora, señala que Oriente Medio permite ampliar el número de clientes para su oferta. Exporta bananas, plátanos, bananas baby y bananas rojas las cuales tienen diferentes marcas, como Ecuasabor, Akebana y Kassandra.

En contexto

Ecuador exportó 293,5 millones de cajas de banano hasta octubre del 2019. Si se mantiene esa tendencia, el crecimiento anual será entre 1 y 2%. Para el 2020, el gremio calcula un aumento similar, aunque espera recuperar mercados como la UE y Rusia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)