7 de September de 2009 00:00

‘Ecuador sabe cómo manejar la presión’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

Luis ‘Chino’  Gómez fue convocado por primera vez a la Selección nacional absoluta en 2001 por el técnico Hernán Darío Gómez. Fue para enfrentar a Colombia en Bogotá por las eliminatorias para el Mundial de Corea del Sur-Japón 2002.

El  ‘Chino’, quien jugaba en ese momento en Barcelona,  recuerda que su nombre no constaba en la primera lista que hizo pública el ‘Bolillo’ Gómez, pero un día después  recibió una llamada telefónica de María Echeverría, secretaria de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF).

Ella le dijo que estaba convocado pero él no le creyó. Solamente lo hizo cuando vio personalmente la notificación en las oficinas del equipo canario. En ese momento se convenció y viajó inmediatamente a Quito para unirse al resto de seleccionados.     

Cuando llegó a la concentración en Parcayacu, Hernán Darío Gómez lo abrazó y  le dijo: “Hace tiempo que quería tenerte en la Selección”.

Usted había sido convocado a las selecciones Sub 17, 20 y 23, donde el regionalismo era evidente. ¿Cuál fue el  ambiente que encontró en la Selección de mayores en 2001?

Tenía la curiosidad de saber si esa Selección era un equipo o un grupo. Resultó ser una  familia férrea y fuerte que también jugaba bien al fútbol. Sentí hermandad y no regionalismo como en las selecciones de menores.

¿Qué características tenía el grupo que   lo convertían en una  ‘familia’, como usted  califica?

Nadie aspiraba o esperaba ser la figura. Lo individual fortalecía lo colectivo y esa era la principal virtud del equipo. Los seleccionados habíamos renunciado a destacarnos solo en la cancha.

Y cuál era el papel de Hernán Darío Gómez en esta ‘familia’. 

Era el papá. Bondadoso y estricto a la vez. Comprensivo, cariñoso. Bromeaba con nosotros. En ocasiones se separaba de su rol de director técnico y hablaba cosas íntimas con nosotros. Claro que tenía una relación más cercana con Iván Hurtado, José Francisco Cevallos, Álex Aguinaga. A Edwin Tenorio lo quería muchísimo.

Después del empate 0 - 0 contra Colombia en Bogotá, era determinante conseguir un triunfo  ante Bolivia en La Paz para quedar a 1 punto de la clasificación. Al final se lo obtuvo frente a Uruguay en Quito. ¿Cómo manejó el grupo la ansiedad, los nervios de cada uno de estos partidos?

Con mucha tranquilidad. Tras el empate en Bogotá creció la ansiedad por la clasificación pero todo el grupo se apoderó de una frase que escuchamos en Colombia y que nos la repetía constantemente el ‘Bolillo’: tensionadito bacán. Pero sabíamos que un triunfo en La Paz nos dejaba prácticamente clasificados a Japón - Corea. 

Y entre los jugadores y el cuerpo técnico, ¿se hacen cálculos sobre los puntos que hacen falta y los resultados que hay que obtener para clasificarse?

No, para nada. Entre amigos sí nos reuníamos a analizar la tabla y los partidos de las otras selecciones. Yo lo hacía con Iván Hurtado y José Francisco Cevallos.  Pero con Hernán Darío Gómez nunca hablábamos sobre el tema, solo se analizaba al  rival, sus cualidades y defectos. Él   se encargaba de darnos confianza y seguridad.

El ‘Bolillo’  era experto en disipar la presión con el buen humor.   ¿Fue suficiente eso para mantener esa seguridad?

Es que son precisamente esos detalles lo que transmiten confianza. Nos permitía risas, juegos, bromas... Para un jugador resulta complicado sostener la presión individual, es más tolerable cuando eso recae sobre el grupo. Él fue el técnico que  dio identidad a la Selección y gracias a eso ahora los jugadores ecuatorianos pueden jugar de la misma manera en cualquier cancha  del mundo. 

¿Puede la Selección actual, al mando de Sixto Vizuete,  escapar de esa presión tal como lo hizo el equipo del ‘Bolillo’ Gómez?

Con Sixto Vizuete la familia se volvió a unir, cosa que se había perdido al inicio de estas eliminatorias con Luis Fernando Suárez luego de que intentó sacar a jugadores legendarios. Los seleccionados de Vizuete  entienden que las finales no se las juega, se las gana y los partidos que vienen son eso, verdaderas finales si se quiere clasificar al Mundial de Sudáfrica 2010. 

Colombia es un rival directo en las eliminatorias pero con el triunfo del sábado anterior sumó 20 puntos e igualó a Ecuador en la tabla de posiciones, ¿cuál debe ser la actitud de la Tricolor en el partido  contra Bolivia el miércoles próximo?  

Sin dudas, la misma que ha mostrado desde el inicio de la era Vizuete. Un triunfo nos hubiera acercado más al Mundial, pero esta derrota no nos resta posibilidades. Pero tampoco hay que desanimarse  mucho. Hacen falta tres partidos que no se pueden perder. Ya hemos ganado en Bolivia, es una cancha muy difícil pero tenemos jugadores de mucha experiencia en este tipo de compromisos definitivos.

Todo hace parecer que los cupos directos para el Mundial de Sudáfrica 2010 se definirán en la última fecha. ¿aumenta esto la presión en los jugadores de la Selección  ecuatoriana?
 
Sin lugar a dudas, porque cada vez quedan menos partidos.  Bolivia es un rival vulnerable, pero no hay que descuidar el hecho que ellos  ya no tienen presiones porque están eliminados.   

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)