29 de agosto de 2020 12:36

Ecuador logra un financiamiento excepcional del Fondo Monetario; USD 4000 millones llegarán en este 2020

Kristalina Georgieva, directora del FMI (izq.), Lenín Moreno, presidente de Ecuador (cent.) y Siobhan Morden, estratega de Amherst Pierpont Securitie (der.)

Kristalina Georgieva, directora del FMI (izq.), Lenín Moreno, presidente de Ecuador (cent.) y Siobhan Morden, estratega de Amherst Pierpont Securitie (der.). Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 57
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 39
Evelyn Tapia
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El equipo técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Gobierno alcanzaron ayer un acuerdo para que la caja fiscal reciba USD 6 500 millones entre el 2020 y el 2022, a través de la implementación de un programa de metas económicas, conocido como Servicio Ampliado del FMI (SAF).

El presidente Lenín Moreno indicó ayer que los recursos se utilizarán para la protección social y para la reactivación.

El siguiente paso es que el Directorio del FMI decida si acepta cerrar el trato. Ayer, la directora del Fondo, Kristalina Georgieva, dijo que propondrá en el Directorio que el programa sea aceptado.

La aprobación podría darse la última semana de septiembre; y el dinero entraría a las arcas fiscales a partir de octubre, precisó Augusto de la Torre, miembro del consejo de asesores económicos del Gobierno.

Con el desembolso del Fondo y el crédito de la banca china que podría llegar el mes próximo, el país lograría cubrir la brecha de financiamiento para este año.

El FMI informó que el acuerdo está sujeto a la implementación de acciones previas. Según De la Torre, estos acuerdos podrían ser medidas cualitativas, como promover un debate sobre las reformas que se necesitan en la seguridad social, en materia tributaria y de transparencia.

El Gobierno espera recibir USD 4 000 millones en lo que queda del 2020 y el resto de recursos -en función del cumplimiento del plan- llegaría en el 2021 y el 2022, dijo el asesor de Gobierno.

Aunque aún no se conocen las metas que se fijarán, la jefa del equipo técnico del Fondo, Ceyda Oner, anticipó ayer que las autoridades de Ecuador se comprometieron a tomar medidas tempranas para mejorar las finanzas, cuando la economía comience a recuperarse. El FMI prevé que el PIB del país se contraerá 11% en el 2020.

Según Oner, se esperan compromisos en tres áreas. Primero, una reducción del gasto relacionado con la crisis el próximo año y la implementación de un paquete de reformas fiscales que incluya una moderación del gasto corriente (salarios, bienes y servicios, entre otros) y de inversión. Además, se aspira a una mejor gobernanza del gasto público.

Segundo, se espera una reforma tributaria integral; y tercero, la expansión en la cobertura de la protección social. El programa, además, incluirá reformas para el fortalecimiento del Banco Central y la mejora de la supervisión del sector financiero.

Miguel Ricaurte, exrepresentante de Chile ante el FMI y economista de Itaú, explicó que las metas de ajuste de gasto siempre son parte de este tipo de programas, pero indicó que no sería posible realizar una fuerte reducción durante lo que queda del año, pues eso solo profundizaría la recesión.

“El Fondo comprende eso y seguramente las metas de reducción de gasto serán más pronunciadas para el siguiente Gobierno”, añadió.

Ricaurte mencionó que será necesario que el país encuentre maneras de subir ingresos, aunque este año tampoco sería viable una reforma tributaria, “porque en la Asamblea ahora hay mucha fragmentación y queda poco tiempo”.

José Emilio Vásconez, docente de la Universidad Internacional del Ecuador, destacó que el país accedió a un monto excepcional de financiamiento, que corresponde a casi seis veces la cuota que aporta el país como miembro del Fondo.

En el acuerdo SAF del 2019, que fue suspendido en abril pasado, el país accedió a un monto equivalente a casi cuatro veces su cuota.

“El Fondo está aprobando un monto alto para el primer año, como un acto de buena fe con el Gobierno de Moreno, también tomando en cuenta el impacto de la pandemia por el covid-19”, dijo Vásconez.

Con el acuerdo del FMI, el Gobierno además concretará la reestructuración de su deuda en bonos soberanos este 31 de agosto.

El Ejecutivo logró un acuerdo con los acreedores de bonos para mejorar las condiciones de USD 17 375 millones de deuda, pero el canje de los papeles actuales por los nuevos no se había podido concretar, porque como condición previa, el Ejecutivo debía tener un acuerdo técnico con el Fondo.

La renegociación de los bonos dará un alivio de liquidez de USD 6 069 millones hasta el 2022; es decir, ese dinero que debía pagarse entre el 2020 y el 2022 ya no se pagará en ese período, sino que habrá una prórroga.

Además, la deuda con el FMI comenzará a pagarse dentro de cuatro años, luego de que finalice el programa.

Esto significa que el siguiente Gobierno tendrá espacio para buscar una consolidación fiscal con menos presión, destacó Ricaurte.

Siobhan Morden, estratega de Renta Fija para la región del bróker de inversiones Amherst Pierpont Securities, señaló que la noticia es bien recibida en los mercados de inversión, debido a que se esperaba que Ecuador alcanzara un acuerdo de corto plazo por USD 1 400 millones. Ayer, el riesgo país se ubicó en 2 815 puntos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (56)