12 de abril de 2019 00:00

Ecuador es uno de los países con las jubilaciones más altas en seguridad social 

Para este año se proyecta que el IESS deberá pagar USD 4 322 millones en pensiones y otros beneficios. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Para este año se proyecta que el IESS deberá pagar USD 4 322 millones en pensiones y otros beneficios. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 94
Triste 10
Indiferente 6
Sorprendido 11
Contento 56
Patricia González. Redactora patriciag@elcomercio.com (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un afiliado al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IEES) recibirá al jubilarse, en promedio, el 96% de lo que era su salario mensual.

Es lo que se denomina tasa de reemplazo. De acuerdo con un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de noviembre del 2018, Ecuador es el tercer país de América Latina y el Caribe con la tasa de reemplazo más alta, únicamente superado por Paraguay (98%) y México (107%).

Esto significa que un jubilado en Ecuador puede llegar a percibir más ingresos en su vida pasiva, ya que a un trabajador activo y en relación de dependencia se le descuentan del salario 9,45% de aporte al IESS y, en algunos casos, el impuesto a la renta. A un jubilado no se le restan esos rubros.

No obstante, esa tasa de reemplazo disminuye a medida que los ingresos aumentan. Es decir, una persona que gana cinco salarios básicos recibe solo el 54% de lo que percibía.

Ecuador no solo está entre los países con las tasas de reemplazo más altas. Además, se ubica en el segundo lugar en subsidio a las pensiones, con un 70%, solo superado por México (80%), según el estudio del BID, que analiza en total 34 sistemas pensionales.

De ese 70% de subsidio, un 40% es financiado por el Estado y otro 30% corresponde al aporte de los afiliados activos para el Fondo de Pensiones. Los que más ganan terminan pagando parte de la pensión de los jubilados de menores ingresos, porque el sistema de pensiones es solidario.

Esto quiere decir que un jubilado solo ahorró, a lo largo de su vida laboral, el 30% de lo que recibirá como pensión.

Ecuador es uno de los países con las jubilaciones más altas


Por ejemplo, si una persona percibe un salario de USD 1 000 mensuales y se jubila en 30 años, aportará para su jubilación alrededor de USD 60 000, con intereses. Pero, como jubilado, recibirá por 20 años de pensión alrededor de 280 000, incluidos décimos.

Esta es una de las razones que explica el hueco financiero que existe en el IESS, ya que las obligaciones que debe cumplir para el pago de pensiones son mayores a los aportes que recibe de sus afiliados.

Otro dato que arroja el estudio del BID es que el país también tiene una de las tasas de retorno más altas de la región (9,1%). Esto es la rentabilidad que ofrece el IESS por el aporte de sus afiliados. El promedio regional está en 5,5%.

Si bien el Ecuador es uno de los países más generosos en pensiones, el fondo de Pensiones se encuentra desfinanciado. Según un informe borrador de la Dirección Actuarial del IESS, que solo espera la aprobación del Directorio, el déficit en pensiones asciende actualmente a unos USD 24 000 millones. Si eso no se corrige, la entidad se quedaría sin recursos en unos 20 años.

Un informe actuarial mide la sostenibilidad de un sistema de pensiones a 40 años; es decir, permite saber si el IESS tendrá recursos suficientes para pagar a los pensionistas. Por tanto, el déficit actuarial es la suma de dinero que le faltará al Seguro Social en 40 años para el pago de sus prestaciones.

Esto se explica por varias medidas tomadas en los últimos años, entre ellas, el cambio en las tasas de aportaciones, que disminuyó la contribución a pensiones e incrementó la de salud. 

El presidente del Consejo Directivo del IESS, Paúl Granda, reiteró ayer en una entrevista televisiva que las reformas al IESS serán debatidas dentro de un acuerdo nacional. En ese diálogo se prevé abordar temas como el aumento de la edad de jubilación, el porcentaje de aportes, etc.

Para Rodrigo Ibarra, experto actuarial, una de las alternativas para mejorar la situación actual es ir hacia un sistema mixto, en donde una parte de la pensión se financie por el sistema solidario actual y la otra mediante una cuenta individual del futuro jubilado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (111)
No (69)