Ejecutivo envió nuevos candidatos para las Juntas de…
La audiencia de juicio contra el exministro de Depor…
Sindicatos piden al CAL que devuelva el proyecto eco…
Superintendencia autoriza a Zaimella del Ecuador la …
Un tribunal de Pakistán condena a muerte a una mujer…
Juicio contra alias ‘Ñorqui’ por el ases…
OMS concluye que parte de su personal cometió abusos…
Partido Socialdemócrata alemán convoca a verdes y li…

Los casos se duplican en Ecuador, pero todavía hay déficit de pruebas

Imagen referencial. Tras terminar el procesamiento de pruebas represadas, el número de contagiados llegó a 22 160. Epidemiólogos piden hacer más test, lo más pronto en Ecuador. Foto: EFE

Imagen referencial. Tras terminar el procesamiento de pruebas represadas, el número de contagiados llegó a 22 160. Epidemiólogos piden hacer más test, lo más pronto en Ecuador. Foto: EFE

Imagen referencial. Tras terminar el procesamiento de pruebas represadas, el número de contagiados llegó a 22 160. Epidemiólogos piden hacer más test, lo más pronto en Ecuador. Foto: EFE

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, negó que exista un nuevo brote de contagios de covid-19, en Ecuador. La aclaración la hizo tras informar que al sumar los resultados positivos de pruebas con retraso en el procesamiento, a los ya registrados, se duplicó la cifra en dos días. Hasta ayer 23 de abril del 2020 se registraron 22 160 casos, con unos 57 000 test aplicados.

“La proporción entre (resultados) confirmados y descartados es prácticamente de 50%. La novedad es que hubo muchas pruebas procesadas”, señaló el titular de la Cartera.

Para Santiago Ron, catedrático de la Universidad Católica, pese al aumento de casos de personas contagiadas, aún se evidencia déficit de exámenes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) -apunta Ron- dice que el porcentaje de positivos no debiera sobrepasar el 10% del total de aplicados, para tener controlada la emergencia. En Italia se llegó al 20% de positivos; y en Francia al 16%. Y en Ecuador es de 50%.

Un porcentaje así de alto -destaca- significa que solo se aplican a quienes están graves. “Es un problema, la mayoría de contagiados no tiene síntomas o tienen síntomas leves”.

El Centro Chino para el Control de Enfermedades (CDC) precisó, en marzo, que el 85% de diagnosticados solo desarrolló fiebre, tos y pocas molestias; 10% tuvo problemas más intensos y solo el 5% presentó complicaciones graves.

Desde hace más de un mes, la OMS ha instado a los países a incrementar el número de test realizados, para identificar a los pacientes, aislarlos y frenar el avance de la pandemia.

El Ministerio desarrolla un estudio para ubicar focos de contagio y saber cuál es el porcentaje de inmunes, tras haberse contagiado. El plan es aplicar un millón de test y encuestas hasta junio al 6% de la población nacional. En Quito se aplicarán 8 000 pruebas, la misma cifra en Guayaquil, indicó el viceministro de Vigilancia, Xavier Solórzano.

El epidemiólogo Byron Núñez cree que es importante “cazar a los contagiados asintomáticos lo más pronto, para evitar que el virus se disemine más”. Por eso le preocupa que el estudio de Salud tarde tres meses en completarse.

“En Ecuador aún hay un subregistro, por lo que hay que salir y buscar a los contagiados”, subraya Daniel Simancas, director de Investigación de la UTE. Sobre el estudio opina que sirve como una aproximación a la situación
El Viceministro comentó que el millón de pruebas es solo para el estudio. Y que planean aplicar más test, en coordinación con los gobiernos locales. En primer término se aplicarán a los más expuestos: personal de salud y Fuerza Pública, también a quien llega a los hospitales con síntomas.

“En una segunda línea, con test hay que dar la certeza de que quien se reincorpore al trabajo esté sano o con anticuerpos, igual con los repatriados”.
El sábado, el Viceministro dijo que en Guayaquil pronto se alcanzaría el pico de la curva epidemiológica. Y que empezaría a descender.

Pero, consultado por este Diario, aclaró que no puede afirmar con certeza que se esté llegando a la meseta (parte plana) de la curva. Solo que han visto un descenso en el reporte de casos nuevos y de la demanda al 171 (‘call center’).

Por esos indicadores, anotó, infieren que la velocidad de contagio está bajando, pero no quiere decir que haya cesado. “No podemos pecar de exceso de confianza y decir está controlado en Guayaquil y todos pueden salir. Sería el peor error, podríamos tener un rebrote muy grande, con una fatalidad impresionante”.

En la mayoría de ciudades, también en Quito, dice, el crecimiento ha sido más lento. Las curvas epidemiológicas aún están en ascenso. “Debemos llegar a un pico para observar un descenso. Podríamos enfrentarnos a un patrón de curva que será como de un serrucho, que tiene dientes que suben y bajan. Por eso hay que mantener el aislamiento social y medidas de higiene. No se puede liberar a todos”.

Suplementos digitales