3 de enero de 2020 00:00

El BCE estimó que la cifra de crecimiento del 2019 será negativa por el paro de octubre

El sector camaronero fue uno de los que tuvo mejor desempeño en el tercer trimestre. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El sector camaronero fue uno de los que tuvo mejor desempeño en el tercer trimestre. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Evelyn Tapia

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La caída de la inversión pública y privada -conocida como formación bruta de capital fijo (FBKF)- fue uno de los factores que más pesó en la contracción del Producto Interno Bruto (PIB), registrada en el tercer trimestre del 2019, según Verónica Artola, gerenta del Banco Central del Ecuador (BCE).

En ese período (julio-septiembre), la economía se contrajo -0,1% en relación con el mismo trimestre del 2018. En el 2018, durante ese mismo trimestre, la producción del país creció 1,5%, según el Central.

“Existe una importante contracción en el tamaño del sector público. En lo relacionado a la inversión, se registra una caída del 3%, mientras en el gasto del Gobierno en sueldos y salarios hay una caída de 2,8%”, mencionó Artola.

El ajuste en el gasto público tiene dos implicaciones claves en el desempeño económico. Una es la reducción de personal, que genera desempleo y, por ende, menos consumo de los hogares y menos producción de las empresas.

La segunda implicación es que las compañías que tenían como principal cliente al Estado ven mermados sus ingresos porque el Estado deja de contratar o incurre en atrasos, explica José Hidalgo, director de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes).

En el 2019, el Gobierno tenía previsto reducir el gasto en salarios del sector público en USD 500 millones.

Para Hidalgo, este ajuste es un paso importante, debido a que los salarios son un rubro que normalmente sube cada año por factores como el alza de sueldos para policías y militares. “En un Estado donde el gasto fue tan grande, el ajuste siempre va a ser difícil”.

El Banco Central todavía está trabajando en la proyección de crecimiento de todo el 2019, que -según Artola- estará lista este fin de semana.

La Gerenta adelantó en diciembre pasado que la estimación del crecimiento del PIB en el 2019 será negativa, debido a las pérdidas de entre USD 700 millones y USD 800 millones que se registraron durante el paro de octubre pasado.

Entidades como el Fondo Monetario Internacional (FMI), proyectaron una contracción del PIB ecuatoriano de un 0,5% en el 2019.

Artola informó que F, con un 13% de incremento en relación con igual período del 2018.

A pesar de que el precio por libra del crustáceo se redujo respecto al 2018, según datos de la Cámara Nacional de Acuacultura, entre enero y noviembre del 2019 se vendieron USD 3 375 millones en camarón; esto es un 15% más que en el mismo período del 2018.

La pesca y el sector de ser­vicios financieros también tuvieron crecimientos importantes: 7,4% y 4,5%, re­s­pectivamente.

En tanto, la mayor contracción se registró en el área de refinación de petróleo, con una caída del 29,1%.

Otros sectores con cifras negativas fueron administración pública, comercio y construcción. Este último, por ejemplo, se contrajo 4,5%, principalmente por la caída de la inversión en obra pública, dijo Silverio Durán, presidente de la Cámara de la Industria de la Construcción.

El vocero del gremio señaló que la inversión del Gobierno está “casi paralizada”.

El proyecto de construcción insignia del Gobierno, Casa para Todos, no ha impulsado al sector, debido a que “el número de viviendas construidas hasta ahora es bajo en relación con lo que necesita el sector para reactivarse”, acotó.

Para la reactivación de la construcción, según Durán, se requiere que el Gobierno ponga en marcha un plan de alianzas público-privadas, para que inversionistas extranjeros traigan recursos para obra pública. “Un incentivo clave es la eliminación del impuesto a la salida de divisas”, añade.

El decrecimiento de 1,3% en el sector del comercio en el tercer trimestre del año es preocupante, dijo Patricio Alarcón, representante de la Cámara de Comercio de Quito. “La desaceleración afecta a las ventas de los comerciantes que se ven obligados a ajustar inventarios, reducir su producción y también la nómina”.

Artola añadió que para el presente año se prevé una reactivación económica, con un crecimiento del PIB entre 0,6% y 0,7%.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (1)