6 de enero de 2021 18:15

La Diablada Pillareña bailó en su segundo día aplicando las medidas de bioseguridad

La Diablada de Píllaro fue transmitida vía virtual por la página de Facebook del Cabildo. Se la realizó desde la comunidad de Chagrapamba de la parroquia Presidente Urbina. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

La Diablada de Píllaro fue transmitida vía virtual por la página de Facebook del Cabildo. Se la realizó desde la comunidad de Chagrapamba de la parroquia Presidente Urbina. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Modesto Moreta

El último día de fiesta de la Diablada se realizó este miércoles 6 de enero del 2021, en el cantón Píllaro, en la provincia de Tungurahua. Durante una hora y media los cabecillas de las partidas de Marcos Espinel, Guanguibana, Guanguibana La Paz, Rocafuerte, Chacata El Carmen.

Además, Santa Mariana, la Diablada Infantil y de la Escuela Municipal de Danza vestidos de guarichas, parejas de línea y de diablos bailaron al ritmo de Sanjuanitos y albazos interpretados por la Banda del Municipio.

La celebración tradicional fue transmitida vía virtual por la página de Facebook del Cabildo. Esta vez se lo hizo desde la comunidad de Chagrapamba de la parroquia Presidente Urbina.


La primera presentación de la Diablada de Píllaro, declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador en el 2008, se cumplió en la hacienda de Huagrahuasi el viernes 1 de enero.

El alcalde de Píllaro, Elías Yanchatipán, explicó que por la emergencia sanitaria y para evitar las aglomeraciones se decidió realizar la fiesta en forma virtual con un solo grupo integrado por los representantes de las partidas de los barrios y parroquias del cantón. “Cumplimos con todas las normas de bioseguridad establecidas por los COE nacional y cantonal para efectuar la fiesta que tuvo un aforo de 30 personas”.

La Diablada de Píllaro fue declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador en el 2008. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

La Diablada de Píllaro fue declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador en el 2008. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Uno de los bailarines fue Patricio Carrera, cabecilla de la Diablada de la parroquia Marcos Espinel. Este año bailó como pareja de línea. “Es una experiencia hermosa de mostrar nuestra herencia cultural a través de las redes sociales a los personajes que integran la Diablada Píllareña. Por la pandemia tuvimos que hacer una representación simbólica”.

También asistió la delegación de la comunidad Rocafuerte. Esmeralda Chazi cabecilla de grupo contó que más de 30 años participan en la Diablada Pillareña. “El covid-19 impidió que la fiesta sea presencial, pero estamos disfrutando el mantener nuestra celebración”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (3)