Cinco detenidos por suplantación de identidad de Manabí, cuatro de ellos miembros de juntas receptoras de voto

Las autoridades del CNE en Manabí identificaron a personas que votaban con documentos de sus familiares. Foto: Alexander García / El COMERCIO

Las autoridades del CNE en Manabí identificaron a personas que votaban con documentos de sus familiares. Foto: Alexander García / El COMERCIO

La votación se desarrolla con normalidad y sin aglomeraciones la tarde de este domingo en el Colegio Olmedo, uno de los recintos electorales de Portoviejo. Foto: Alexander García / El COMERCIO

En la provincia de Manabí cinco personas han sido detenidas por suplantación la identidad al momento de la votación en la jornada de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Maricela Marriott, presidenta de la Junta Electoral de Manabí, informó la tarde de este domingo 11 de abril de 2021 que cuatro de los detenidos son miembros de juntas receptoras del voto (JRV) que intentaron votar a nombre de familiares

Los incidentes se presentaron en tres cantones de la provincia.
“Una persona en Paján trató de sufragar con cédula de otro ciudadano. En Charapotó un miembro de una Junta Receptora del Voto está a órdenes de la policía porque estaba votando por un familiar”, le dijo Marriott a EL COMERCIO.

En Tosagua, los tres miembros de una mesa receptora del voto también sufragaron por sus familiares y toda la JRV fue aprehendida por la Policía Nacional, agregó.

Las autoridades del CNE en Manabí identificaron a personas que votaban con documentos de sus familiares. Foto: Alexander García / El COMERCIO

El artículo 333 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) refiere al falso sufragio. La persona que se presente a votar con nombre supuesto o que vote en dos o más juntas receptoras del voto, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años.

La presidenta de la Junta Electoral de Manabí se mostró complacida por el comportamiento de los votantes en los recintos electorales en una jornada histórica marcada por las prevenciones frente a la pandemia de coronavirus.

La funcionaria le atribuyó los retrasos en la instalación de ciertas mesas electorales al ausentismo de miembros de mesas, entre ellos infectados por el covid-19. “A las ocho de la mañana ya teníamos instaladas el cien por ciento de mesas”.

Betsy Briones, una vecina del centro de Portoviejo, reportó desorganización en el recinto electoral de la unidad educativa Mariana de Jesús, de la capital manabita, pues en el inicio de la jornada “toda la gente estaba abarrotada afuera” mientras en el interior las mesas estaban vacías.

Los incidentes se registraron mientras se desarrollaban las elecciones de la segunda vuelta. Foto: Alexander García / El COMERCIO

El flujo de votantes se normalizó con el paso de las horas. En primera vuelta, para ingresar a votar a este recinto las personas tuvieron que esperar hasta por dos horas; esta vez se reportaron menos tumultos.

La mesa de seguridad del organismo electoral se activó desde las 06:00 y monitoreó los recintos in situ o a través de las cámaras de videovigilancia del ECU 911 a fin de evitar aglomeraciones.

En la Unidad Educativa Olmedo, uno de los recintos electorales emblemáticos de Portoviejo, se registraron retrasos en la instalación de parte de las 23 mesas electorales.

Los veedores de los partidos y los miembros de mesa destacaron la jornada como mejor organizada, con votantes que hicieron conciencia de los efectos de la pandemia en una de las provincias más golpeadas por la segunda ola de contagios.