4 de June de 2009 00:00

El destino de los bienes de Predesur aún no se decide

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Loja

Catamayo es una de los cantones más privilegiados de Loja. Tiene clima templado, aeropuerto, industria azucarera y turistas.

Pero estas bondades contrastan con los problemas económicos que padece la mayoría de sus habitantes, como Víctor Cuenca, quien vive de la agricultura y de la ganadería. Sus ingresos oscilan entre USD 300 y 400 al mes.



USD 13,8 millones
es el valor de ocho granjas, tres viveros forestales, tres centros de recreación...En Catamayo hay 108 familias dedicadas al comercio formal y agremiadas a la Cámara de Comercio. Cada una  gana entre  USD 700 y 800 mensuales, según la presidenta del gremio, Josefina Granda. “Para la mayoría  (pequeños comerciantes) es una forma de subsistencia”.

Ella cree que el futuro de su cantón es el turismo. “Tenemos bondades que no tienen otros lugares, pero no hay facilidades para desarrollar inversiones”.

Pensando en ello, el alcalde de Catamayo, Héctor Figueroa, pretende que el centro recreacional Padre Eliseo Arias, de propiedad del Programa Regional de Desarrollo del Sur (Predesur), pase a manos de la Municipalidad.

Esta posibilidad se tramita después de que  Predesur  está sometido a un proceso de reorganización y transferencia de sus bienes. Esa decisión se adoptó tras un Decreto Ejecutivo emitido por e Rafael Correa, en abril pasado.

Actualmente, el centro recreacional de Catamayo, el principal atractivo del cantón  y uno de los más concurridos de Loja, genera ingresos anuales de USD 70 000.

Estos recursos son depositados en la cuenta de Predesur y en los últimos tres años sirvieron para adquirir un tobogán y construir parte del cerramiento de este centro de 5 hectáreas.

Manuel Agila, de 45 años, es uno de los seis trabajadores que tiene este local. Está dedicado principalmente al control, al mantenimiento de la infraestructura y a la venta de entradas.

Gana USD 350 al mes y con estos ingresos subsiste con su esposa, Silvia Salazar, y sus tres hijos, que estudian la secundaria.

Desde el 29 de abril, cuando Predesur entró a reorganización, Agila y sus compañeros tienen incertidumbre. No saben si perderán o mantendrán sus  trabajos o si serán liquidados por el organismo de desarrollo.

Tampoco saben cuál será el destino del centro recreacional. Agila labora allí desde 1999 y como empleado de Predesur desde hace 26 años. Luis Saguma, presidente del Sindicato de Trabajadores, dice que la misma incertidumbre la comparten los 204 obreros. “No sabemos el destino de los bienes. Mi idea es que sigan custodiados por el Estado”.

Para Agila, este atractivo turístico debe ser administrado por Catamayo, pero con un plan para mejorar la infraestructura con más juegos infantiles y cabañas.

“No ha habido grandes obras desde que se creó hace 26 años. La entidad que se encargue, debe reinvertir los recursos para que beneficie a la población”.

Sin embargo, el destino no estará definido antes del 29 de julio. En ese día vencerá el plazo para que la Regional Sur del Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo presente la propuesta sobre el nuevo rol de Predesur en Loja, El Oro y Zamora Chinchipe.

La idea de la directora de Predesur, Magda Salazar, es que los bienes sean transferidos según las propuestas y las necesidades de las entidades aspirantes.

Hay pedidos de los ministerios de Ambiente, de Desarrollo Urbano y Vivienda y de Inclusión Económica y Social. También del Secap, el Infa y de los municipios de Chaguarpamba y Zamora...

Bienes en 3 provincias

Los bienes muebles  del  Programa Regional de Desarrollo del Sur (Predesur) están valorados en USD 5,7 millones. También tiene bienes inmuebles (edificios, terrenos...)  y otros activos entregados en comodato. 

Predesur tiene un área total de 900 hectáreas en Loja, Zamora Chinchipe y El Oro. Eso, entre edificios, terrenos y fincas.

En la actualidad, parte de sus bienes inmuebles y muebles tiene entregada en comodato a entidades públicas y organizaciones sociales y productivas.

Son 144 convenios que están vigentes. Por ejemplo, en la capital lojana, un edificio está utilizado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

En la parroquia Los Encuentros, de Zamora Chinchipe, la Asociación Femenina 8 de Marzo utiliza una granja maderera. Para el mantenimiento del centro Padre Eliseo Arias, Predesur  invierte sus recursos. El  futuro de estos acuerdos no se define.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)