Licencias ilegales se rastrean en calles de Ecuador
Corte Constitucional delimitó temas para una consult…
Maestros y padres sostienen la enseñanza inclusiva virtual
200 emprendimientos reactivan a Portoviejo
Iñaquito identificó sus mayores problemas y pide soluciones
148 productos locales entrarán a Guatemala con acuer…
Perú aprueba ley para incinerar al fundador de Sende…
Estados Unidos registró un cruce fronterizo masivo d…

Denuncian a cura argentino condenado por abusos por negarse a registro de ADN

En Cuenca, la Iglesia Católica investiga dos denuncias de abuso sexual en contra de un religioso. Foto: Imagen referencial. Pixabay

En Cuenca, la Iglesia Católica investiga dos denuncias de abuso sexual en contra de un religioso. Foto: Imagen referencial. Pixabay

Imagen referencial. Se investiga en Buenos Aires las denuncias de abuso sexual en contra de un religioso. 

El sacerdote argentino Julio César Grassi, condenado hace diez años por abuso de menores, fue denunciado este martes, 5 de marzo de 2019, por negarse a que se le tomara una muestra de ADN, que había ordenado la Justicia para incluirlo en un registro genético de violadores.

La denuncia fue presentada por el abogado de las víctimas de los abusos, quien la semana pasada contó de que el religioso se había resistido físicamente a los funcionarios que trataron de tomar la muestra en la prisión de Buenos Aires en la que se encuentra.

En el escrito, que el representante de la acusación avanzó a la agencia estatal Télam, se pide que “se dispongan las medidas de coerción para inmediato cumplimiento de la orden de extracción de ADN”.

El padre Grassi dirigía la organización Felices los Niños, que cuidaba de menores en situaciones vulnerables en las afueras de Buenos Aires, y fue denunciado por primera vez en 1991, aunque la investigación judicial no se inició hasta 2002 con una aparición en televisión de tres víctimas denunciando a Grassi, que quedó detenido entonces y permaneció en prisión durante buena parte del proceso.

El sacerdote fue condenado en 2009 a 15 años de prisión por abuso sexual agravado y corrupción de menores por los hechos que denunció uno de los adolescentes, aunque fue absuelto de las acusaciones de los otros dos; la sentencia quedó firme en 2017.

La ley para establecer un registro con los datos genéticos de los violadores fue aprobada en 2003, pero no fue reglamentada hasta 2017.

El pasado 13 de febrero, el tribunal criminal 1 de Morón dispuso que, para pasar a formar parte del registro, se recogiesen muestras de ADN del cura por hisopado (oral) en la prisión de Campana (a 60 kilómetros de Buenos Aires) en la que cumple su pena.

Suplementos digitales