20 de September de 2009 00:00

Demostrar el amor en público

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las demostraciones amorosas en público tienen variados grados de aceptación. Hay quienes las odian, otros dicen que están bien, a una buena cantidad no le importa siempre y cuando estén dentro de los límites pero… ¿cuáles son esos límites? ¿Qué se considera  dulce y adecuado y qué es vulgar?

Sin duda el afecto es una parte importante de una relación,  pues hace que la persona se sienta bien y hasta muy amada cuando su pareja así lo demuestra. Sin embargo, muchos analistas consideran que por un mínimo respeto que se debe tener  por los demás, no conviene que  estas demostraciones afectivas vayan más allá de los límites establecidos socialmente en los diversos lugares del mundo, según sus costumbres y cultura.

La doctora Bárbara de Angelis, autora de varios libros sobre las relaciones amorosas, entre ellos ‘The real rules’, comenta que “si bien nos podemos sentir maravillosamente cuando nuestra pareja nos expresa sus sentimientos a través de caricias, esto pudiera hacer que quienes nos rodean se sientan incómodos, quizás por su propio sentimiento frente a demostraciones románticas o incluso al hecho de que se encuentren solos sin poder recibir demostraciones como estas,  en todo caso no toda la gente  las aceptan como algo natural”.

Por este motivo, aunque no están escritas en piedra, sí hay ciertas reglas generales que se observan y que dan una pauta de cuándo hacerlo y hasta dónde se deben demostrar esos sentimientos en público y qué tipo de caricias deben hacerse en privado. Para ello se sugiere:

1. Establecer  límites comunes

Es importante que haya unidad de criterio en este tema. Su pareja debe sentirse cómoda con lo que hacen juntos, debe ser un placer mutuo y ambos deben estar de acuerdo en cómo interactúan con el resto de la gente. Incluso el tomarse de las manos puede parecerle inapropiado a su pareja, respete lo que ella siente.

2. Dar tiempo al tiempo

Cuando están enamoradas, las parejas quieren demostrárselo al mundo, pero todo tiene su momento y su espacio. Los besos son una forma de afecto que se ve y demuestra ese sentimiento, sin embargo, para muchos es una invasión de espacio. Conviene mirar el entorno antes de besarse como locos desatados, para ello siempre habrá un sitio más privado.

3. No hagas a otro...

¿Cómo se siente, por ejemplo, cuando está de compras en el supermercado y la pareja que le antecede en la fila  se besa y se acaricia como si estuvieran solos? Piense en esto.

4. Respete también a los amigos

Incluso cuando una pareja está en una pequeña reunión en donde todos se conocen, los demás no tienen por qué “acolitar” escenas que les pueden hacer sentir mal. Si la pareja desea besarse, abrazarse y más… entonces debe despedirse y buscar la privacidad.

En todo caso, las actitudes amorosas y las caricias entre las personas dependen de la educación recibida.

Aquellos hombres y mujeres que sienten vergüenza suelen estar pendientes de las miradas de los demás y cualquier gesto de afecto, por discreto que sea, les pone  a la defensiva. Estas personas difícilmente demostrarán su afecto en público y los besos y abrazos quedarán para la privacidad.

Por lo general, son las mujeres las que más se cohíben al demostrar  afecto en público. Quizás se deba a restricciones educativas impuestas desde la infancia, aunque esta actitud está cambiando.

Amarse no es malo y hacerle saber al mundo tampoco lo es, sin embargo, somos parte de una sociedad y así como hay gente que no soporta los gritos de un niño en un restaurante o se molesta  con la risa aguda de un adolescente en el cine, hay muchas personas que se sienten incómodas cuando una pareja se extralimita en sus afectos y caricias en público.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (10)