2 de August de 2009 00:00

El Defensor del Pueblo fue a Nueva York, pero no aclaró las críticas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Corresponsal en Nueva York

La visita a Nueva York de Fernando Gutiérrez, Defensor del Pueblo, a los ecuatorianos que viven allá,  dejó muchas preguntas abiertas. “Fue un monólogo”, fue la observación que hicieron las personas  que estuvieron en el conversatorio.

Al Consulado de Ecuador en Nueva York acudieron  Gutiérrez y Patricio Benalcázar, comisionado de Movilidad Humana, quien explicó una realidad conocida por los presentes.

Benalcázar, contrariado por las quejas y reclamos que presentaron  las representaciones en EE.UU., pidió no fijarse en “nimiedades”. Insistió que están abiertos al diálogo. “Estamos aquí para escucharlos y para rectificar”.

Esas palabras resultaron irónicas cuando  se entregaron papeletas para que los asistentes  escriban sus  preguntas.  En ese momento, ya fue evidente que lo menos que iba a haber era un diálogo.

Las autoridades acudieron a aclarar las denuncias que existen en torno a la designación de las representaciones de la Defensoría en el estado de Nueva York.

“El informe va a ser impreso y difundido, además está prevista una rendición de cuentas a nivel nacional, pero no para el exterior”, dijo Gutiérrez, cuando el cónsul Jorge López le leyó una de las preguntas  de los presentes, que insistía en saber cuáles son las funciones  de  las representaciones de la Defensoría en el exterior.

¿Soluciones?, solo una: la oficina de la Defensoría de Nueva York,  que pasará a ocupar un espacio en el Consulado en Manhattan. “En Nueva York vamos a aplicar otro esquema y es probable que haya cambios”, sostuvo Gutiérrez, aunque no dijo cuáles.

Para Vicente Mayorga, del Frente Unido de Inmigrantes, la cita con el Defensor “fue sin pies ni cabeza. Nos trataron como que no sabemos dónde estamos parados. Vinieron aquí y no asumieron responsabilidades y se lavaron las manos frente a las denuncias”.

¿Qué va a pasar con los cuestionamientos en cuanto a la designación de las comisionadas en EE.UU.?, se preguntó Mayorga. “Sería bueno que si tienen algún informe lo saquen de la clandestinidad. Nosotros  repatriamos más  cadáveres que ellos”.

Freddy Naranjo, otro ecuatoriano presente en la reunión, también tuvo la misma impresión. “Benalcázar vino a darnos primicias que nosotros las conocemos desde hace tiempo. Ya quiero ver a la oficina de la Defensoría en el Consulado y que den una respuesta a las denuncias hechas por EL COMERCIO. Le recuerdo al Defensor  que en EE.UU. no  caduca ningún delito”.

Esto dijo en referencia a las denuncias de dos prohibiciones de por vida que tiene la comisionada de EE.UU., Amanda Merrit, por arrogarse títulos profesionales de abogada por parte del Colegio de Abogados de la Corte de Texas.

“¿Cómo es posible que se burle de nosotros y el Defensor diga que no es juez para actuar de oficio?”,  preguntó molesto.
Este Diario conoció  que Gutiérrez y Benalcázar  viajaron a Texas a una cena ofrecida por Merrit.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)