20 de noviembre de 2019 13:59

El 69% de los tabacos que se comercializan informalmente en Quito es de origen chino

230 000 cigarrillos de contrabando fueron incinerados este miércoles 20 de noviembre del 2019. Foto: EL COMERCIO

230 000 cigarrillos de contrabando fueron incinerados este miércoles 20 de noviembre del 2019. Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Diego Bravo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Agencia Metropolitana de Control (AMC) decomisó 11 000 cajetillas de tabacos desde el 15 de mayo del 2019 hasta este miércoles 20 de noviembre del 2019. Esos productos fueron quemados hoy en la máquina incineradora que opera en el Aeropuerto Mariscal Sucre de Tababela, ubicada en el oriente de Quito.

230 000 cigarrillos de contrabando fueron retirados del espacio público e incinerados hoy en una operación conjunta entre la AMC, Aduana del Ecuador y Quiport, los cuales eran comercializados por vendedores informales de la capital, informó el Municipio de Quito.

Estefanía Grunauer, supervisora metropolitana de control, indicó que de forma permanente se realizan operativos con el Servicio Nacional de Aduanas (Senae) para retirar los tabacos que no cuentan con registro sanitario. Además, “entran al país mediante redes de contrabando, sin cumplir con las debidas obligaciones fiscales”, señaló.

Según la Agencia Metropolitana de Control el contrabando de cigarillos genera una pérdida de USD 141 millones en impuestos. Foto: EL COMERCIO

Según la Agencia Metropolitana de Control el contrabando de cigarillos genera una pérdida de USD 141 millones en impuestos. Foto: EL COMERCIO

De esos productos, el 69% es de origen chino y el resto corresponde a otros países.

La medida fue adoptada porque en Quito se reportó un incremento de comerciantes no regularizados. Se calcula que un 30% de ellos se dedica al expendio de cigarrillos que ingresan ilegalmente. “Existen cifras alarmantes que demuestran que, entre 2015 y 2018, los tabacos ilegales en el país pasaron del 18 al 55%”, se informó en la AMC.

Eso significa que uno de cada dos tabacos comercializados en Ecuador no cumplió con las obligaciones fiscales y aduaneras, lo cual representa una pérdida de USD 141 millones en impuestos que la industria tabacalera debería pagar, según la entidad.

“El contrabando y las actividades no regularizadas afectan a nuestros pequeños y medianos emprendedores, por lo que la AMC doblará sus esfuerzos por controlar aquello que está en nuestras competencias”, afirmó Grunauer.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)