18 de junio de 2020 06:18

Debate histórico en la ONU sobre el racismo y la violencia policial

El hermano de George Floyd, Philonise, se dirigió a las Naciones Unidas para pedir justicia por su muerte. Foto: AFP

El hermano de George Floyd, Philonise, se dirigió a las Naciones Unidas y pidió ayuda para obtener justicia. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La ONU proseguía este jueves 18 e junio del 2020 un debate histórico sobre un proyecto de resolución que condena las prácticas raciales y violentas de la policía en Estados Unidos y en el resto del mundo, un día después de que el hermano de George Floyd pidiera ayuda a la institución para “obtener justicia”.

El debate, celebrado en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU con sede en Ginebra, tiene lugar al día siguiente de la inculpación por asesinato de un policía blanco que mató a un afroamericano en Atlanta, un drama que reavivó los llamados a reformar las fuerzas de seguridad que surgieron a raíz de la muerte de George Floyd.

Floyd, un afroestadounidense de 46 años, murió en plena calle el pasado 25 de mayo en Minneapolis, asfixiado por un policía blanco durante su arresto.

El proyecto de resolución, presentado por los países africanos, condena “las prácticas raciales discriminatorias y violentas de las fuerzas del orden contra los africanos y las personas de origen africano y el racismo endémico estructural del sistema penal en Estados Unidos y otros países del mundo”.

En la versión inicial, el texto reclamaba la creación de una comisión de investigación internacional independiente, una estructura de alto nivel generalmente reservada a las grandes crisis, como el conflicto sirio.

El nuevo borrador se limita a pedir a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet, que “establezca los hechos y las circunstancias relativas al racismo sistémico, las presuntas violaciones del derecho internacional en materia de derechos humanos y los malos tratos contra los africanos y las personas de origen africano”.

La votación se efectuará el jueves 18 o el viernes 19 de junio, según una fuente de la ONU.

Minuto de silencio 


Con la presión de la calle, las iniciativas se multiplican a nivel local, en Washington, para poner fin a la violencia policial contra la población afroestadounidense.

Tras una modesta reforma policial decretada por el presidente Donald Trump, los senadores republicanos presentaron el miércoles un proyecto de ley para acabar con las “llaves de estrangulamiento” y cambiar la formación de los agentes de policía.

Pero este texto no aborda la amplia inmunidad de la que gozan los policías, precisamente uno de los mayores motivos de descontento de quienes se han manifestado en el país tras la muerte de Floyd.

Donald Trump consideró el miércoles que la policía estadounidense ha sido “tratada injustamente”, en una entrevista en la televisión en la que dio la impresión de defender de alguna manera al policía de Atlanta Garrett Rolfe, imputado por asesinato el miércoles.

“Es una situación terrible, pero no podemos oponer resistencia a un policía”, dijo Trump en esta entrevista con Fox News.

Para conseguir estas reformas, el hermano de Floyd se dirigió a las Naciones Unidas. “Ustedes tienen el poder de ayudarnos a obtener justicia”, dijo Philonise Floyd, en un mensaje video de tono muy combativo difundido el miércoles 16 de junio en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Para ello, pidió a los Estados miembros crear una “comisión de investigación independiente sobre las personas negras muertas por la policía en Estados Unidos y sobre la violencia desplegada contra manifestantes pacíficos”.

Sin mencionar a Estados Unidos, Michelle Bachelet denunció por su parte un “racismo sistémico” y abogó por “reparaciones bajo formas diferentes” para enfrentar el legado de la esclavitud y el colonialismo.

Tras un minuto de silencio en homenaje a todas las víctimas del racismo, la secretaria general adjunta, Amina Mohammed, dijo que era la “responsabilidad” de Naciones Unidas dar una respuesta a las víctimas del racismo.

Antes del inicio de los debates el miércoles, una veintena de altos funcionarios de Naciones Unidas de origen o ascendencia africana, entre ellos el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Tedros Adhanom Ghebreyesus, firmaron a título personal una declaración en la que señalan que “ la simple condena de expresiones y actos de racismo no basta”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)