23 de September de 2009 00:00

Un debate democrático

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Editorial Diario El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Si los asambleístas miembros de la comisión encargada de estudiar los tres proyectos de Ley de Comunicación tienen verdadero espíritu democrático y realmente ejercen sus funciones pensando en el país, sus primeras decisiones no deberían estar enfocadas en la presunta urgencia de aprobar la normativa sino en la necesidad de que dicha ley, como otras que este momento preocupan al país, sea el resultado del más amplio y plural debate nacional.

Resulta insólito, por decir lo menos, que un régimen que se jacta de representar a los ciudadanos no tome en cuenta a estos al momento de discutir y, peor, aprobar leyes que no necesariamente reflejan las necesidades, demandas y requerimientos de la mayoría de ecuatorianos.

Es equivocado pensar que el simple hecho de haber llegado a la Asamblea Nacional por votación popular permite al legislador interpretar a su manera, o según cálculos electorales o clientelares, las exigencias ciudadanas.

El deber de un político, mucho más de quien tiene la responsabilidad de diseñar el marco legal del Estado, es ser responsable en cada una de sus decisiones por la trascendencia que estas tienen y porque parte de sus deberes es la rendición de cuentas a sus electores.

Si bien es cierto que los tres proyectos de ley de alguna forma expresan una mirada específica e ideológica  sobre la delicada relación entre el público, el poder y los medios, no es menos cierto que amplios sectores ciudadanos no tuvieron voz durante el proceso de elaboración de esas propuestas. Una ley tan decisiva para la vida cotidiana de los ciudadanos no puede tener, de ninguna forma, un manejo que apunte más a la revancha que a la equidad y a la justicia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)