30 de mayo de 2018 22:09

Ortega accede a investigación internacional y miles salen a la calle

Daniel Ortega acordó que se realice una investigación internacional sobre la violencia durante las protestas en Nicaragua. Foto: EFE

Daniel Ortega acordó que se realice una investigación internacional sobre la violencia durante las protestas en Nicaragua. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Gobierno de Nicaragua accedió hoy miércoles 30 de mayo del 2018 a la creación de un grupo internacional de expertos que investigue la violencia durante recientes protestas que dejaron decenas de muertos, mientras en Managua cientos de miles salieron a las calles para exigir "justicia" y la renuncia del presidente Daniel Ortega.

La decisión oficial nicaragüense quedó plasmada en un documento firmado por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, y el canciller nicaragüense, Denis Moncada, informó la comisión en Washington.

El mandato del Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI) será de seis meses, pero podrá extenderse por acuerdo de las partes, según consta en el documento.

La medida "busca atender el clamor generalizado de la sociedad nicaragüense de avanzar con pasos concretos y dotados de credibilidad para asegurar el derecho a la verdad e identificar debidamente a los responsables de los hechos cometidos en el marco de la grave crisis de derechos humanos observada por la CIDH, así como para la atención integral de las víctimas", dijo Abrao en un comunicado.

La creación del GIEI fue una de las 15 recomendaciones de un equipo de la entidad autónoma de la OEA que visitó Nicaragua. El grupo lo integrarán cuatro personas "de alto nivel técnico y reconocida trayectoria en la protección de los derechos humanos" seleccionadas por la CIDH, se indicó.

En una nota de prensa, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), con sede en El Salvador, declaró que la creación del grupo de expertos de la CIDH "es un paso más para alcanzar la justicia" en Nicaragua.

Las protestas contra Ortega comenzaron a mediados de abril por una reforma al Seguro Social que tocaba el sistema de pensiones, y se agudizaron tras la violenta acción de la Policía y paramilitares contra ciudadanos desarmados.

El informe preliminar de la CIDH registró 76 muertos y 868 heridos en las protestas, mientras Aministía Internacional (AI) elevó la cifra a 83 esta semana. El Gobierno de Ortega solo reconoce 24 fallecidos hasta hoy.

Las mujeres madres y familiares de las víctimas de la represión en Nicaragua realizaron una marcha en Managua para pedir justicia. Foto: AFP

Las mujeres madres y familiares de las víctimas de la represión en Nicaragua realizaron una marcha en Managua para pedir justicia. Foto: AFP


Mientras, en Managua, cientos de miles de personas, muchas de ellas mujeres vestidas de negro, marcharon pacíficamente para exigir "justicia" para sus hijos muertos y reclamar la renuncia de Ortega, en una de las manifestaciones más grandes realizadas en Managua.

Los manifestantes caminaron varios kilómetros con banderas de color azul y blanco (emblema nacional), convocados por el movimiento cívico Madres de Abril. A la cabeza iban más de 100 mujeres con las fotos de sus jóvenes hijos, sobrinos y nietos fallecidos.

En otra zona de la ciudad, el Gobierno reunió a miles de sus simpatizantes y empleados públicos en una "Oración y cantata a las madres nicaragüenses", donde muchos asistentes entonaron temas religiosos y rezaron "por la paz y contra la violencia".

En tanto, un enfrentamiento entre policías, paramilitares y campesinos dejó un muerto y 27 heridos en el municipio de La Trinidad (Estelí), 130 kilómetros al norte de Managua.

El alcalde de Estelí, Francisco Valenzuela, dijo que una caravana sandinista fue atacada por campesinos que permanecían en un "tranque" (retén), pero el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh, independiente) aseguró que los pobladores fueron las víctimas de los oficialistas.

La líder campesina Francisca Ramírez, que dirige los retenes, advirtió que "los 'tranques' se mantienen y van a reforzarse hasta que Daniel Ortega se vaya". Por su parte, Carlos Pellas, representante del consorcio privado más poderoso de Nicaragua, dijo en una entrevista al diario La Prensa que el modelo del país "se agotó" y que la solución a la crisis pasa por realizar reformas "que conlleven un adelanto de las elecciones" de 2021.

Indicó que un primer paso debe ser "a lo inmediato, la renuncia de todos los miembros del Consejo Supremo Electoral", acusados por la oposición de cometer fraudes en favor del presidente y su partido Frente Sandinista.

El diálogo "es la única opción para encontrar y acordar la transición a este nuevo modelo, abierto, democrático e inclusivo", dijo Pellas. Similar opinión tuvo el rector universitario Ernesto Medina, asesor del movimiento estudiantil que dialoga con el Gobierno.

"Nicaragua vive una crisis profunda e irreversible, provocada por un Gobierno arrogante que creyó que podría resolverla con represión y violencia", señaló. "Ahora estamos en un punto de no retorno, porque el presidente Ortega perdió toda autoridad moral para seguir gobernando a un pueblo noble y generoso que no termina de llorar a sus muertos", agregó Medina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)