9 de octubre de 2018 00:00

El currículo se enfocará en la prevención

Alicia Cando, del Centro de Salud de Cochapamba, habla de educación sexual en la Escuela Unión Soviética. Diego Pallero / EL COMERCIO

Alicia Cando, del Centro de Salud de Cochapamba, habla de educación sexual en la Escuela Unión Soviética. Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Daniela Cevallos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En una clase de matemáticas, en la que se enseña sobre los porcentajes y cómo obtenerlos, se introducirán temas relacionados con sexualidad y embarazo adolescente.

¿Cómo? Al dar ejemplos, el docente podría hablar del porcentaje de adolescentes que abandonan sus estudios porque se han convertido en madres o de las cifras de violencia en el país. La idea es poner a reflexionar a los estudiantes sobre esos tópicos, y evitar dejarlos solo para charlas o talleres específicos.

Los profesores pasarán por una fase de sensibilización y se les brindarán herramientas para abordar esas temáticas con niños y adolescentes en el aula. Ese será uno de los cambios que se implementarán dentro de la campaña ‘Esa es, educación sexual para prevenir’.

La campaña se presentó el pasado 24 de septiembre. Los ministerios de Educación, de Salud y de Inclusión Económica y Social (MIES) coordinarán acciones. El propósito es proporcionar información a los adolescentes sobre sus derechos sexuales, también guiarlos para prevenir el embarazo no deseado y para evitar la deserción escolar.

El embarazo precoz es la cuarta causa del abandono de estudios en el país, detalló María Fernanda Porras, subsecretaria para la Innovación Educativa del Ministerio de Educación. En el 2015, 6 500 chicas dejaron de estudiar para asumir otras responsabilidades al convertirse en madres.

Yoselin, de 11 años, sabe que dejar estudiar es uno de los riesgos al que se enfrentan las chicas que quedan embarazadas. No solo eso, sino abandonar todo su proyecto de vida.

Aunque aún es niña, el próximo año ya cursará la secundaria y dice que su cuerpo cambiará y que la curiosidad e interrogantes surgirán con más fuerza. Eso lo sabe porque desde hace un año recibe charlas en su escuela, Unión Soviética, en el nororiente de Quito.

Con la campaña ‘Esa es’ se trabajará para reinsertar a las madres adolescentes al sistema educativo. ¿Cómo? El Ministerio de Salud remitirá los casos de adolescentes embarazadas para que Educación determine si están estudiando y dar acompañamiento a través de los profesionales de los Departamentos de Consejería Estudiantil (DECE).

El plan es proporcionarles todas las facilidades para que acudan a citas y chequeos médicos y apoyo psicológico.

Si han dejado el colegio por esa causa se coordinará para que la adolescente vuelva a estudiar. Podría hacerlo de forma regular en su plantel o a través de modalidades virtual o semipresencial, dependiendo de su realidad, anotó Porras.

Otra vía para permitir la inserción estudiantil depende del Ministerio de Inclusión Económica y Social, que debería garantizar la integración de esos niños en sus centros infantiles. Así, sus madres podrán continuar en clases.

Alicia Cando es responsable del Centro de Salud de Cochapamba del Distrito 17D05. En cada centro -contó- se promueve la formación de clubes de adolescentes.

En esos grupos, a todos los participantes se les habla de que la sexualidad es una construcción de la identidad y no solo se trata de relaciones íntimas. También les informan sobre los tipos de enfermedades de transmisión sexual. Y les dicen que en el cuerpo ­habrá cambios físicos y también psicológicos.

La campaña ‘Esa es’ fortale­cerá aún más el trabajo en el aula por parte de docentes. Para ello habrá capacitaciones.

Según la Subsecretaria, se plantea elaborar una herramienta para que los maestros trabajen con ejercicios y de forma lúdica sobre la sexualidad y tengan una guía de cómo proceder frente a casos de embarazo precoz. Los recursos salen del resumen del Protocolo de actuación frente a embarazos, maternidad y paternidad en el sistema educativo.

En el documento se habla de cómo derivar los casos a los DECE, del seguimiento, de evitar el discrimen, de identificar si se trató de abuso sexual, etc. La primera fase se trabajará en 25 distritos educativos en 15 provincias del Ecuador.

Según el Ministerio, no se trata de impartir una materia específica sobre sexualidad. La idea es dotar de herramientas e información a docentes, estudiantes y más profesionales.

En este nuevo proyecto se espera trabajar más con padres de familia en talleres dentro de los colegios. Se tratarán temas sobre cómo prevenir la violencia, promover los derechos y de qué manera ellos pueden responder a las interrogantes de sus hijos según sus edades.

Por ejemplo, ¿qué implica ser mujer u hombre?, ¿por qué el cuerpo cambia?, ¿cómo puedo expresar mis sentimientos? Entre el jueves 25 y viernes 26 de este mes habrá un primer espacio de formación de docentes, para iniciar con estas actividades en este ciclo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (0)