Conquito gestiona la entrega de capital semilla para…
Pablo Arosemena asume la Gobernación del Guayas; pro…
Audiencia de vinculación de seis exfuncionarios de D…
Denuncia de Guarderas en el TCE por el caso Yunda es…
Guillermo Lasso cumplirá su cuarto viaje internacion…
1 200 militares salen a las calles de Los Ríos
Sebastián Yunda comparece ante la Fiscalía vía telemática
CNE aprueba registro de Revolución Ciudadana como mo…

La Academia Sueca pierde al quinto miembro en siete meses por escándalo

La Academia Sueca perdió hoy (7 de noviembre del 2018) al quinto miembro en los últimos meses por el escándalo sexual y de filtraciones que ha afectado desde hace un año a la institución que otorga el Nobel de Literatura.

La teóloga y filósofa Jayne Svenungsson, elegida en septiembre de 2017 para ocupar el asiento número 9, anunció hoy “después de muchas consideraciones” su renuncia, que se suma a las de Lotta Lotass, Klas Östergren, Sara Stridsberg y Kerstin Ekman.

“Que la abandone en este momento obedece a que quería asegurarme primero de su supervivencia y futuro votando en las últimas elecciones de nuevos miembros“, señaló en un comunicado Svenungsson, profesora de Teología en la Universidad de Lund (sur de Suecia).

La Academia Sueca aprobó el mes pasado la entrada de tres nuevos miembros, que se hará efectiva en unas semanas: el catedrático Mats Malm, el jurista Eric Runesson y la escritora Jila Mossaed.

En las votaciones participaron, para facilitar el cuórum, tres académicos que han abandonado la institución temporalmente, entre ellos sus dos últimos secretarios, Sara Danius y Peter Englund.

Queda por resolver la situación de la poetisa Katarina Frostenson, cuyo esposo – el francés Jean-Claude Arnault – es el origen del escándalo y a la que la Academia pidió la renuncia voluntaria, opción que ella ha rechazado, lo que ha desencadenado una investigación por violar los estatutos de la institución.

Fueron las denuncias de 18 mujeres en un diario de los abusos cometidos por Arnault, vinculado a la Academia por su esposa y su club literario, las que desataron el escándalo que provocó el aplazamiento a 2019 del Nobel de Literatura de este año.

La Academia cortó la relación y encargó una auditoría, que concluyó que Arnault no había influido en decisiones sobre premios y ayudas, aunque el apoyo económico recibido por su club incumple las reglas de imparcialidad al ser su esposa copropietaria.

Presionada por la Fundación Nobel, la Academia Sueca ha impulsado varias reformas en los últimos meses, como un cambio en los estatutos para posibilitar la renuncia real de sus miembros y la elección de nuevos; y recurrir a un grupo externo de expertos en derecho, resolución de conflictos, organización y comunicación.

Pero la decisión más controvertida ha sido aplazar la concesión del Nobel de Literatura, por primera vez en siete décadas, y que supone que en 2019 se otorgarán dos premios, medida justificada por la falta de confianza y el debilitamiento de la institución.

Arnault fue condenado el mes pasado a dos años de cárcel por un caso de violación cometido en 2011 contra una mujer y, aunque la sentencia ha sido recurrida, permanece en prisión preventiva por orden del tribunal.

Suplementos digitales