Arístides Vargas dirigirá la carrera de artes escénicas en la UArtes

Arístides Vargas es el director-fundador del grupo ecuatoriano Malayerba. Foto: archivo EL COMERCIO

Arístides Vargas es el director-fundador del grupo ecuatoriano Malayerba. Foto: archivo EL COMERCIO

Arístides Vargas es el director-fundador del grupo ecuatoriano Malayerba. Foto: archivo EL COMERCIO

El dramaturgo y director de teatro Arístides Vargas asumirá desde noviembre del 2017 la dirección de la carrera de artes escénicas de la Universidad de las Artes (UArtes), en Guayaquil. El director-fundador del grupo ecuatoriano Malayerba, quien llegó exiliado desde Argentina a Ecuador en 1978 y se radicó en Quito, prepara su mudanza al Puerto Principal.

Vargas, cuya carrera como dramaturgo lo sitúa entre los más importantes de Latinoamérica, toma la designación como un reconocimiento a una estética y a un tipo de teatralidad que ha desarrollado con la compañía que fundó en 1979, junto a Charo Francés y Susana Pautaso.

“Veo que hay un cambio de actitud. A la Universidad le interesa que haya creadores y artistas que conformen el profesorado y la dirección de la escuela, creo que es un reconocimiento a la capacidad de la gente que está haciendo teatro, o ha trabajado muchos años y ha aportado al arte teatral de una manera decidida y creativa”, indicó Vargas a Diario EL COMERCIO.

En la misma línea, el departamento de Comunicación de la Uartes confirmó que el escritor ecuatoriano Raúl Vallejo, incorporado en septiembre pasado a la Comisión Gestora de la Universidad, asumió la dirección de la escuela de literatura para el actual semestre, que inició este 2 de octubre de 2017.

El director de Malayerba ha ofrecido talleres, seminarios y clases magistrales en universidades de Latinoamérica y Europa, pero nunca se había involucrado con una cátedra permanente o con la dirección de una carrera.

“Es un riesgo y un desafío, intentaré darle un sentido y una coherencia a la escuela. Creo que es importante dotarle de una identidad, pretendo trabajar desde lo que pienso del teatro, de lo que siento y creo que debe ser una carrera teatral, ese sería un aporte decisivo de mi parte para las identidades que debe tener una escuela”, agregó el dramaturgo.

Malayerba tiene la suficiente solidez como para seguir trabajando desde Quito, explicó Vargas, quien busca seguir en conexión con el grupo, pero también dijo que en este momento la universidad requiere que invierta todo su tiempo de trabajo en Guayaquil.

Suplementos digitales