Menos niños en las aulas por falta de transporte y m…
El crimen organizado gana terreno en las fronteras e…
Aterrizaje forzoso
Organizada y periférica, dos tipos de alquiler de de…
La estrategia de Jorge Glas fue no presentarse a la …
El crimen organizado avanza ante una débil institucionalidad
Negocios suman más guardias por inseguridad
Proceso de paz en las cárceles no frenará, a corto p…

Azuay y Cañar viven la peor semana de afectaciones por las lluvias

El desbordamiento del río Chantaco arrastro piedras y abundante lodo hacia la parroquia Abdón Calderón, en Santa Isabel, Azuay. Foto: Cortesía Sngre

Los daños son incuantificables. El desbordamiento del río Chantaco, en el cantón azuayo de Santa Isabel, provocó el colapso de un puente, tuberías del sistema de agua potable, alcantarillas, postes de energía eléctrica, muros de gaviones y la inundación de 35 viviendas.  

El paso vehicular, entre Azuay y El Oro- en el kilómetro 58-, está interrumpido por la masa de lodo depositada en el puente principal. La maquinaria del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) está en el sitio para removerlos escombros y habilitar el paso, al menos, en un carril.  

El torrencial aguacero empezó a las 14:30 y tres horas después la Central de Emergencia ECU-911 Austro empezó a recibir las llamadas de auxilio de las familias afectadas por el agua y lodo que ingresaba a las viviendas. Tres de ellas están en riesgos de colapsar y las familias fueron evacuadas a un hogar de acogida. 

Esta mañana el vicepresidente de la República, Alfredo Borrero, visitó las zonas del desastre. Técnicos realizan una evaluación para determinar qué trabajos inmediatos se deben ejecutar, entre ellos se habla se reforzar las bases del puente principal y reponer varias alcantarillas y muros de gaviones.  

Los daños se registran en las vecinas parroquias de La Asunción, perteneciente al cantón Girón, y Abdón Calderón, Santa Isabel, zona conocida como El Valle de Yunguilla. Son territorios turísticos, de producción de lácteos, frutales y con moliendas   

Según Jairo Naranjo, presidente de la Junta Parroquial de La Asunción, todo es un desastre. El 80% del territorio está afectado por el lodo y las 750 familias no tienen el líquido vital porque se rompieron varios pasos de agua. 100 metros de la vía antigua colapsó por la cantidad de lodo que rodó de la parte alta.  

El subsecretario de la zonal 6 del MTOP, Luis Mario Barzallo, calificó a esta semana de la más dura del invierno por los daños causados en Azuay y Cañar. “Nunca hemos tenido tanto eventos simultáneos como ahora. Ayer tuvimos 22 emergencias en la red estatal y eso nos genera un problema de logística”. 

Estrago en Cañar

La noche del miércoles 20 el río Burgay se salió de su cauce y la correntada afectó a 27 viviendas de los cantones vecinos de Azogues y Biblián, en la provincia del Cañar. El agua también ingresó al Complejo a la Feria de ganado, viviendas vacacionales y la Central Termoeléctrica de El Descanso. 

La vía de segundo orden que lleva a San Roque colapsó en un tramo de 80 metros lineales y también otra de tercer orden que va hacia Fátima, en el cantón Biblián. Las autoridades declararon en emergencia a esas zonas para su intervención inmediata.  

El Subsecretario del MTOP dijo que en el caso de Santa Isabel hay gran cantidad de agua y arrastre de material que les hace imposible llegar a la parte más baja para evaluar los daños y establecer los trabajos que deben ejecutar.  

La evacuación del material de calzada de la vía principal, en el kilómetro 58, les tomará unas horas y en principio se prevé habilitar el paso para vehículos pequeños, en un solo carril. De allí se hará otra evaluación para establecer los daños de las alcantarillas y bases, explicó Barzallo.  

El río Chantaco, en Santa Isabel, #Azuay, se desbordó. En #videos compartidos en redes muestra la devastación que deja a su paso » https://bit.ly/3vEbEFs

Posted by El Comercio on Thursday, April 21, 2022