3 de abril de 2019 00:00

Cuencanos se familiarizan con el tranvía

Los peatones son parte de un proceso de educación vial a lo largo del trayecto. Fotos: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

Los peatones son parte de un proceso de educación vial a lo largo del trayecto. Fotos: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 2
Lineida Castillo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cinco accidentes de tránsito, más de 100 conductores sancionados por estacionar sobre los rieles y el cruce permanente de peatones por zonas prohibidas son parte de los hechos registrados en los últimos tres meses, durante las pruebas del tranvía de Cuenca.

Algunos de estos incidentes fueron captados en videos y se viralizaron en las redes sociales. Uno de los que causó mayor reacción ocurrió la semana pasada en el Centro Histórico, cuando un conductor estacionó su vehículo sobre la ruta para comprar una pizza.

El tranvía se detuvo y su conductor pitó para alertar al dueño del automotor quien levantó su mano y le pidió que le esperara. En la noche de ese día, el infractor fue sancionado por agentes civiles de tránsito.

De acuerdo con el artículo 391 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) se trata de una infracción de quinta clase y por eso el conductor fue multado con el 15% de un salario básico (USD 78,80) y 4,6 puntos menos en su licencia. 

El pasado fin de semana ocurrió otro accidente. Un auto Suzuki S-Cross color plata colisionó con un tranvía, en la intersección de la av. De las Américas y el Camino Viejo a la parroquia Baños, en el sureste de Cuenca. La conductora se dio a la fuga, pero los agentes de tránsito aseguraron que tienen identificado al vehículo. El tranvía presentó raspones.

Para el alcalde electo de Cuenca, Pedro Palacios, estos hechos demuestran que los cuencanos aún no están familiarizados con el nuevo sistema de transporte y “si es necesario extender las pruebas hay que hacerlo utilizando estrictos protocolos de seguridad”.

El sábado pasado terminaron las pruebas con pasajeros, como parte de la fase de educación. La empresa Tenerife, a cargo del acompañamiento y operación del sistema, estableció pruebas hasta completar los 25 000 pasajeros.

El objetivo fue evaluar el rendimiento del sistema y determinar las mejoras que se debieran hacer. Hasta el sábado superaron las 28 000 personas que abordaron el tranvía.

Los usuarios que fueron parte de este recorrido embarcaban en la estación del sur, y de allí los controladores les informaban los pormenores de cómo será el servicio, la ruta, el uso de las máquinas registradoras, paradas, control del pago y la evasión del pasaje.

Entre los usuarios hubo múltiples inquietudes, pero la mayoría relacionadas con los accidentes. El cuencano Francisco Jara, de 29 años, preguntó sobre la capacidad del tranvía de frenar para evitar choques.

Desde el 1 de abril se retomaron las pruebas de circulación de los tranvías en Cuenca

“El tranvía no mata, al tranvía se le cruzan y sí puede frenar porque va a 40 kilómetros por hora en las avenidas y a 20 kilómetros en el Centro Histórico”, respondió la controladora. De esta forma se pudo evitar, por ejemplo, atropellar a un joven la noche del viernes cuando estuvo sentado en un bordillo de la ruta.

Ese hecho también se viralizó. Según los agentes de tránsito, el joven estaba en estado etílico. En el video se escuchan voces de personas que le piden que se retire pero él solo se movió cuando otra persona lo ayudó a ponerse en pie y a ubicarlo en un lugar seguro.

Para evitar estas emergencias y educar a la población, a lo largo de la ruta de 21 kilómetros, casi todo el día hay personal de la Policía, agentes de tránsito y guardias ciudadanos. Ellos llaman la atención y solicitan a los peatones que usen los pasos cebras.

La mayoría de peatones atraviesa las calles o avenidas corriendo. En el sector de la Feria Libre El Arenal es más evidente. Allí, las personas cruzan con bultos, canastos y niños.

Al menos tres de los cinco accidentes fueron ocasionados por conductores ebrios, de acuerdo con los reportes de la Empresa Municipal de Movilidad (Emov). La noche del 6 de marzo, un motociclista se impactó contra la unidad 1002 en la esquina de las calles Sangurima y Manuel Vega, en el centro de la urbe.

La moto quedó bajo el tranvía y el conductor salió ileso. La prueba de alcoholemia reveló que tenía 2,35 grados de alcohol por cada litro de sangre y tenía la licencia caducada.

Tres días después, en la avenida de Las Américas (sur de Cuenca), un vehículo se impactó contra un poste que cayó sobre la línea eléctrica que alimenta al sistema tranviario.

El vehículo quedó en los rieles y el poste sobre el automotor. El conductor se había dado a la fuga. Debido a esta emergencia, las pruebas con pasajeros se suspendieron 24 horas.

Los técnicos del proyecto tranvía evaluaron los daños en USD 15 000, que deberá cancelar el infractor, dijo el gerente de la Empresa Municipal de Movilidad, Adrián Castro.

Pero ese monto aún no se cancela porque el infractor es de bajos recursos y su vehículo está avaluado en menos de USD 5 000. El vehículo sigue retenido en los patios de la Emov, confirmó Castro.

Una vez que terminaron las pruebas con pasajeros seguirá la capacitación a la ciudadanía, para que respete la señalización y la convivencia de peatones y conductores con el nuevo sistema. Los pasajeros volverán a abordar el tranvía cuando se fije la tarifa e inicie la operación comercial. Aún no están definidas las fechas para el análisis del pasaje por parte del Concejo Cantonal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)