3 de noviembre de 2020 00:00

Cuenca apuesta por innovación tecnológica para su desarrollo

El azuayo Carlos Tapia monitorea mediante un computador la producción en la fábrica Rival, que elabora tubos.

El azuayo Carlos Tapia monitorea mediante un computador la producción en la fábrica Rival, que elabora tubos. Fotos: Xavier Caivinagua para El Comercio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 9
Giovanni Astudillo
Editor (I)
gastudillo@elcomercio.com

El desarrollo y la aplicación de nueva tecnología son las rutas escogidas por Cuenca, que hoy cumple 200 años de independencia. El covid-19 generó una crisis sin precedentes, pero también aceleró los pro­yectos de innovación para fortalecer la industrial local, debido a las nuevas necesidades.

En el norte de la capital azuaya funciona Tarpuq, una firma pionera en la Comunidad Andina en la fabricación de tarjetas electrónicas para televisores, radios de vehículos, línea blanca, celulares, entre otros.

Allí se producen estos dispositivos para los clientes que llegan con sus diseños o para quienes piden que sean desarrollados por la empresa. La firma también impulsa sus proyectos tecnológicos.

Sus colaboradores se dedican a la investigación y desarrollo, así como al control, programación y supervisión del trabajo de los robots que existen en la fábrica. Según su director Técnico, Pablo Tamariz, en Cuenca despunta una reinvención productiva hacia el comercio electrónico, la automatización de procesos y la tecnología de la información.

Durante esta pandemia, Tarpuq ha sido contactada por clientes locales y nacionales que buscan el desarrollo de soluciones electrónicas, para ofrecer productos del denominado Internet de las Cosas (interconexión digital de objetos cotidianos con la Red). Son propuestas aplicadas a la agricultura, ganadería e industria. “Estamos preparados para hacerlo, asegura Tamariz.

Para Fernando Romero, presidente de la Cámara de la Pequeña Industria de Azuay, ese es el futuro económico de la ciudad. Él participó en un conversatorio con académicos universitarios y profesionales para trazar los planes para la Cuenca pospandemia.

Una de las conclusiones fue que, a más de potenciar la manufactura que es una fortaleza local, se deben impulsar el desarrollo tecnológico y el comercio electrónico.

Es la apuesta de la empresa cuencana Colineal. Este año, el 30% de sus ventas de muebles y accesorios del hogar se concreta a través de su web creada hace cinco años. En el 2019 no superaba el 5% y para el 2021 busca llegar al 45%, dice su presidente, Roberto Maldonado.

Él agrega que su tienda digital se convirtió en el segundo sitio de mayor venta de su mueblería, solo por debajo de la megatienda de Quito, pero ya superó a los locales de Cuenca y Guayaquil.

“El mundo se orienta hacia el comercio electrónico. Antes de la pandemia pensábamos que la tienda web se consolidaría en unos 10 años, pero todo se aceleró”, dice el empresario.

Andrés Robalino, director ejecutivo de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca (Cipem), concuerda en que la innovación y el comercio electrónico son las nuevas apuestas.

Él dice que este avance servirá para consolidar a una ciudad que no dejará la manufactura de línea blanca, cerámica, neumáticos, tuberías de plástico, muebles, textiles... y que envía el 95% de su producción al resto del Ecuador y a cerca de 30 países de América y Europa.

“Hay que atraer nuevas inversiones productivas para fortalecer el turismo, la construcción y el desarrollo de software”, señala el representante de la Cipem, que agrupa a 144 empresas, de las cuales 18 se dedican a la tecnología. De esta última cantidad, cinco tienen presencia en el exterior.

Interpro desarrolló un sistema virtual que permite analizar precios unitarios, hacer presupuestos y planilas, planificar un cronograma de trabajo, y otros requerimientos de la construcción. Este software tiene 3 500 licencias vendidas, que se usan en Ecuador, Perú, Colombia y España.

Según el gerente de Interpro, Marcelo Delgado, este software permitió que las constructoras privadas pudieran operar en el confinamiento. Las ventas de su programa subieron en al menos un 10%, a pesar de la paralización por el estado de excepción. Para Delgado, la economía digital tiene fortalezas en la ciudad, por el alto nivel del talento humano que, incluso, ha salido hacia el exterior para laborar, por su calidad. En Cuenca, agrega Delgado, funcionan 50 empresas tecnológicas.

El impulso en este rubro no solo se centra en las industrias, sino también en el emprendimiento. La Empresa Municipal de Desarrollo Económico (Edec) apoya a 16 emprendedores, para que incuben en sus instalaciones y capacitarlos en administración, finanzas, modelo de negocio y comercialización.


Ellos se dedican al desarrollo de software, comercio electrónico, minería de datos e inteligencia artificial. Para Dominique Baquero, jefa de Proyectos de la Edec, el objetivo es impulsar la industria 4.0 -técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes- en la ciudad. Otro espacio donde se desarrollan los emprendimientos tecnológicos de los jóvenes es el coworking Impaqto.

En esa línea, Fabián Brito, gerente de Telecomunicaciones de la empresa municipal Etapa, dice que el covid-19 aceleró la transformación digital y todos los sectores deben unirse para dar soluciones. El viernes anterior, Etapa instaló 500 sitios de acceso de Internet inalámbrico en el centro.

Hasta 100 usuarios a la vez y por punto pueden acceder a la conexión gratuita por una hora. También colocaron botones de pánico enlazados al ECU-911. “Estos proyectos son indispensables para el desarrollo de la educación, turismo y negocios y más”, dice Brito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)